Traducir
English French German Italian Portuguese Russian Spanish
Reseña del Capítulo Inspectorial 2019 PDF Imprimir E-mail
Escrito por En Familia MEM   
Miércoles, 17 de Abril de 2019 16:19

A pocos días de  concluir el Capitulo Inspectorial 2019, que tuvo lugar en  Tlazala, Estado de México, en la obra salesiana de espiritualidad “Casa del “Hombre Nuevo”, encuentro que fue presidio por el Padre Inspector Ignacio Ocampo Uribe, congregando a salesianos y laicos de la Inspectoría de MEM, bajo el lema “Salesianos para los jóvenes de hoy”, les ofrecemos una breve reseña (Fuente: Boletines informativos del CI 2019).

7 de Abril de 2019,  V domingo de cuaresma, los salesianos de México-México se congregaron en torno al  Santísimo Sacramento en una de Capillas, para preparase a iniciar el  Capítulo Inspectorial 2019, espacio fraterno que cada tres años reúne a los hijos de San Juan Bosco para reflexionar, orar y discernir,  evaluar  logros y límites  así como para proyectar, proponer el futuro en base a oportunidades y retos en el servicio a los jóvenes de hoy, es decir, de cómo es posible vivir mejor el llamado a ser religiosos y dar testimonio entre las comunidades apostólicas

Después de la comunión en la oración, el P.  Inspector  impartió la bendición  a los SDB capitulares, la asamblea oraba por   el éxito del encuentro capitular.

Inician los trabajos

Posteriormente los capitulares - reunidos en la sala de trabajo- acogieron el saludo de  bienvenida del  P.  Ignacio Ocampo, quien señaló o  los objetivos y finalidades del CI-2019, en el discurso de apertura.

El Moderador del encuentro fue el Padre Paulo Armando Morales, él  dio a conocer la metodología y modo de ejecución de los trabajos. Basándose en   las Constituciones Salesianas y el Directorio Inspectorial motivó a los capitulares al  logro  del objetivo principal del encuentro.

En el discurso de apertura el Padre Inspector, agradeció a la comisión precapitular su gran empeño en la preparación del CI,  cuya actitud y ánimo   al asumir este reto, auguraba un buen inicio.

Fundamentado  en  las Constituciones Salesianas, subrayó  que el CI es una reunión  fraterna,  una oportunidad de manifestar el “ser hermanos entre nosotros”, apoyados por actividades del encuentro, propiciando una mejora en las relaciones,  estrechando y profundizando la identidad adquirida al profesar la fraternidad consagrada, con la expectativa de convertir la relación fraterna en una experiencia de comunión con mayor fuerza,  una fuerza que impulse “hacia afuera”, mirando las comunidades en donde se realiza el apostolado.

El Padre Ocampo destacó al CI como un trabajo fraterno colegiado y coordinado, es signo de la Iglesia, en favor de cada  comunidad educativo-pastoral   de  nuestras obras. Además, explicó que un buen trabajo se puede lograr, cuando es patente para la gente que  los SDB se estiman y existen situaciones que les une, una de ellas: “los SDB son Hombres de Fe”.

Se remitió a una frase del Rector Mayor: ‘El corazón que a Dios le ha dicho Sí por primera vez, es un corazón noble, por mucho que se haya desviado’.

Finalmente comentó que  los capitulares representaban a las comunidades locales y a cada salesiano de la Inspectoría, con la finalidad de vincularse a un interés superior: La presencia de la Congregación en el centro y sur de México, para pensar y actuar en el cómo están haciendo viva la presencia del Evangelio con el carisma salesiano.

El P. Ignacio concluyó encomendando a la Santísima Virgen de Guadalupe el buen inicio, desarrollo y conclusión  de los trabajos capitulares. Siendo las 17:17 hrs., el P. Provincial declaró el inicio del CI.

Lunes 8 de abril: Por la mañana, bajo la dirección de P.  Paulo Armando Morales, iniciaron los trabajos de la jornada. Se  indicó a los capitulares  la metodología de elección de los moderadores, escrutadores y del equipo de sistematización.

Mediante las TIC, dispositivos móviles y computadoras portátiles se manifestó la  votación, fueron electos:

Moderadores: Miguel Ángel Lezama R., Héctor Ugarte Sandoval, Miguel Agustín Aguilar Medina y Marcos Sergio Escobedo A.

Escrutadores: Luis Castillo Olvera y Marco Antonio Aburto García.

Equipo de sistematización: Carmelo Reyes García y P. Jesús Ramón Pazarán Cano.

Los mencionados ratificaron su disponibilidad y compromiso.

 

El Padre Inspector Ignacio Ocampo, dio lectura  -a manera de informe-  al documento “El México de hoy” destacando que:

-          En menos de 10 años, el segmento de adultos mexicanos entre los 40 y 65 años, crecerá hasta ser el segmento, más grande. El menor será la población de niños y adolescentes.

-          Situación escolar: el gobierno actual abriendo nuevas preparatorias y universidades, proyecta la disminución de instituciones privadas (afectando a las escuelas salesianas en su alumnado).

 

Sobre la situación de la inspectoría, destacó que:

-          La edad promedio de los hermanos en breve estará entre los 65 y 70 años

-          Se prevé  la reducción de personal joven para atender los frentes apostólicos.

Por tanto es urgente que:

-          La inspectoría cambie la estructura del POI.

-          Reactivar la significatividad en el Oratorio.

-          Apostar por que los SDB vivan en comunidad el evangelio y se vuelvan apóstoles de la misión eclesial al estilo salesiano, avivando el carisma y tratando con amabilidad a las personas que colaboran en le CEP.

Por la tarde los capitulares realizaron la evaluación del CI2016, en pleno expusieron los alcances logrados.

Martes 9 de abril:

La asamblea capitular recibió la visita de once jóvenes procedentes de nuestras obras, de acuerdo con el relator ‘su presencia trajo a los salesianos un  aliento renovador’.

El P. Paulo realizó la introducción proyectando un video –dado a conocer el pasado mes de marzo del presente - en el cual nuestro Inspector, P.  Ignacio Ocampo dirige un mensaje a los jóvenes del MJS.

Con atención e interés los capitulares escucharon las peticiones  juveniles,  dirigidas a los religiosos, de acuerdo a la encuesta del CG28.

  1. ¿Qué me pides a mí sdb para llevar la misión salesiana a los jóvenes de hoy?
  2. ¿Qué me pides a mí sdb para trabajar en conjunto en la misión salesiana?
  3. ¿Qué consideras que el sdb necesita dejar y qué asumir para cumplir la misión salesiana?

Eva,   ha trabajando 10 años en el grupo de acólitos en la parroquia de San Francisco de Asís (Coacalco, Edo de México), y 3 enseñando a los niños a acolitar, es portavoz de los jóvenes que están en parroquias, expresó:

Les pido que recuerden cómo era Don Bosco, que jalaba con su propio carisma, y que poco a poco lo están perdiendo, algunos salesianos ya no nos apoyan, sólo se dedican a ser salesianos de oficinas y han olvidado el acompañamiento de los jóvenes. De manera especial yo les pido que nos den acompañamiento y que nos tengan confianza.

El mundo piensa que los jóvenes ya no pueden dar más y sí podemos, pero podemos con ustedes. Yo les aseguro que podemos trabajar a la par con ustedes y trabajar muy cerca a ustedes, ténganos confianza”.

Iván Saldaña, exalumno del colegio de Santa Julia, llegó al colegio porque un salesiano le obsequió la película de Don Bosco, así le conoció. Él fungió como portavoz de los jóvenes de los colegios.

“Yo les pido a ustedes sdb que vivan al máximo la esencia y el carisma de Don Bosco, busquen el bien de los niños, adolescentes y jóvenes, no busquen sólo su bien.

Les pido que trabajemos en equipo. Cuando vemos a un sdb que inicia un proyecto nosotros lo apoyamos al máximo. Dejen las comodidades, no digo que esté mal darse un lujo pues también son seres humanos. Les pido que hagan lío con nosotros como nos lo pidió el Papa Francisco.

Dejen un rato los papeles, los dineros y sálganse a jugar futbol con los niños para que sientan el ambiente de familia. Ojo con el confort, es algo que pueden dejar, y junto a los educadores logren darnos a los jóvenes un acompañamiento.

Nosotros los jóvenes queremos que estén con nosotros, que jueguen con nosotros, que sientan frío con nosotros, que tengan hambre con nosotros, queremos que se desvivan por nosotros”.

Ramón,  animador salesiano del CEJUSA, Coacalco, tiene 7 años de conocer a los salesianos por la Pascua Juvenil y 2 años en un grupo juvenil denominado AVE (Adolescentes que Viven el Espíritu), a sido voluntario en misiones. Fue  portavoz de los jóvenes de los oratorios y centros juveniles.

Él exteriorizó:

Los salesianos son una parte super importante en mi vida, desde muy niño conocí a Dios y conocí a Cristo pero cuando llegue con los salesianos fue un ¡BUMM! y me dije: ‘de aquí soy’.

Yo les pido a ustedes que den apertura a los jóvenes y den acompañamiento, yo no conocía que hay coadjutores y se me hizo muy interesante. La juventud está dividida, no saben en qué creen y me preocupa que estén así.

Les pido perseverancia, constancia y seguimiento a los jóvenes, no saben lo bonito que se siente cuando un sacerdote salesiano sabe tu nombre, que te pregunte cómo estás y que te pregunte por tu familia.

Yo admiro mucho a un salesiano que juega con nosotros y aunque una vez se rompió el pómulo en el juego, no dejó de seguir jugando, eso es muy bonito y a mí me llama la atención… me gustaría   ser salesiano sacerdote.

Dejen sus escritorios, láncense a una verdadera convivencia como lo hizo don Bosco con los jóvenes, llévennos a una evangelización personal. Un salesiano debería ser como Don Bosco: bueno, alegre y comprensivo sin perder la sonrisa que siempre lleva en el rostro”.

Al concluir la  participación de los jóvenes, algunos salesianos manifestaron su agradecimiento y reconocieron la valentía para expresar  con su voz, la voz de los muchos jóvenes encuestados.

Más tarde, los capitulares  se dividieron en seis grupos contando con la participación de los jóvenes y de acuerdo a los problemas planteados por ellos, elaboraron conjuntamente un documento donde plasmaron los riesgos, las causas y desafíos, es decir los retos que se deben afrontar para estar  más cerca de los jóvenes.

Dicho trabajo fue expuesto en la asamblea plenaria y los capitulares, de acuerdo a la propuesta metodológica del encuentro, optaron por dos desafíos:

1)       Concerniente al perfil que se espera del salesiano.

2)       Referente a la misión compartida con los laicos.

10 de Abril de 2019: La jornada capitular comenzó con la presentación de laicos adultos procedentes de tres frentes pastorales: parroquias, obras sociales y colegios.

En un ambiente donde reino la fraternidad y la serenidad, los capitulares escucharon la voz de los laicos, conociendo las dificultades que ellos han tenido con los salesianos, en la coparticipación concerniente al trabajo pastoral.

Conforme a los materiales propuestos por el CG 28, los laicos elaboraron un documento que contiene, expresa y refiere:

1. Resistencias que han enfrentado con los Salesianos de Don Bosco.

2. Lo que piden a los Salesianos de Don Bosco para trabajar juntos en pro de la misión.

Al dar  lectura a dicho documentos destacaron los siguientes  problemas:

a) La rotación constante del personal.

b) Salesianos con mentalidad de jefes.

c) Miedo al cambio de estructuras.

d) Miedo a hacer las cosas de manera distinta.

e) Incongruencia de los salesianos (incoherencia entre lo que se dice y lo que se hace).

f) Inexperiencia de algunos salesianos al llegar a ciertos frentes pastorales.

g) Cada salesiano tiene una manera de pensar distinta.

-          No hay respeto ni continuidad del salesiano al trabajo (o al Proyecto) que dejó el salesiano anterior.

-          Los proyectos se cambian, se hacen lentos o de plano se quitan.

h) Poco interés en formar a la salesianidad.

i) Sueldos muy bajos.

j) El salesiano siempre tiene la última palabra (a veces sin argumentos, sin razón).

k) Poco asistencia del SDB.

l) Falta de confianza del SDB en el laico.

m) Salesiano enfermo o de edad avanzada.

n) En la estructura el Director es quien decide. Si no está, retrasa decisiones o procesos.

Haciendo uso de la palabra el profesor Carlos Valenzuela del colegio CASS expuso -visiblemente, conmovido  y agradecido- que él ha recibido más de los salesianos que por eso él es salesiano. Subrayó que son más las alegrías que tiene guardadas en su corazón que las diferencias padecidas. Agradeció el haber crecidó como persona en lo profesional,  como en su vocación de ser un servidor de los jóvenes.

Manifestó que agradeció siempre a Dios, el que dispusiera  en toda ocasión un  salesiano que le acompañase,  siendo su instructor en la vida cristiana y sacramental; ha pronunciado el nombre de algunos, entre ellos: el P.  Luis Valerdi, P.  Héctor Ugarte, externo una especial gratitud al P.  Alfonso Muñoz (†), fue el salesiano que le recibió y le dio la bienvenida, poniéndole a trabajar desde el primer día que llegó al colegio, colocándole al frente de un salón, para impartir clase aún sin que fuera aquella su materia.

Mónica Rábago, directora de la casa  ‘Yolía’, expresó de igual modo su agradecimiento, ya que en el camino de vida que ha recorrido con los salesianos encontró su vocación, consagrando su vida atendiendo a niñas y adolescentes en situación de alto riesgo. Ella también mencionó a salesianos que le ayudaron a ser cristiana con corazón salesiano: P.  Enrique Vázquez con quien trabajo en la pastoral y aprendió del tema, P.  Alberto Durán que con mucho entusiasmo realizó la pastoral vocacional, entre otros.

Confirmó lo que pasa con algunos salesianos que están ocupados en otros pendientes, como los administrativos, mas afirmó que  hay muchos salesianos que son incansables, a quienes admira mucho.

Posteriormente, los salesianos en equipos de 5 integrantes religiosos y un laico, participaron en el trabajo de identificación de  dos desafíos. Más tarde  conforme a la metodología del CI, se enfocaron en dos opciones:

1)       La Espiritualidad Salesiana.

2)       La formación junto con los laicos.

Al término del encuentro, el Inspector, P.  Ignacio Ocampo agradeció a los laicos su presencia y aportes al trabajo de reflexión de los salesianos, además, el provincial aprovechó la oportunidad para ofrecer disculpas por el mal trato que hayan recibido de parte de un salesiano, expresó que eso no es parte  del carisma y que por tanto se reprueba.

Comentó que entre ambos hay una mutua necesidad para realizar la misión, los laicos necesitan de los salesianos y recíprocamente, los religiosos necesitan de los laicos para completar la obra de Don Bosco, para ser fermentos de amor significativos para las necesidades de los jóvenes.  Rodó a los seglares  no sobre  elogiar  a los salesianos, es decir, que no contribuyan al clericalismos colocando al salesiano en un rol o función ajena a su ‘ser Pastor’.

Finalmente les pidió que vieran en los salesianos “la periferia a donde ir” respondiendo a la solicitud del Papa Francisco:  “saquen a los salesianos de sus oficinas, no tengan miedo en hacerlo”.

El Padre Inspector concluyó  su intervención solicitando la oración  de los laicos que colaboran en la obra de Don Bosco, por los salesianos, acto seguido ofreció un presente a cada seglar que intervino en el CI.

 

 
gototop