Traducir
English French German Italian Portuguese Russian Spanish
Festejamos el 125º Aniversario de la Presencia del Carisma Salesiano en México. PDF Imprimir E-mail
Escrito por En Familia MEM   
Sábado, 02 de Diciembre de 2017 03:59

2 de diciembre de 2017: Hoy  celebramos con gran júbilo el  125º aniversario del arribo de los primeros Salesianos a nuestro país, la Inspectoría de México-México, la Familia  recuerda con gratitud a Dios y María, y alegría, en este tiempo que abre el Adviento y  que nos prepara para celebrar la Navidad, aquel envío que inspirado en Don Bosco realizará el Beato Miguel Rúa, su primer sucesor, haciendo memoria de aquellos insignes salesianos a México en el año de 1892:  P. Ángel Piccono, P. Rafael Pipperni, P. Simón Visentainer, el Señor Agustín Osella (Clérigo) y el Salesiano Coadjutor Pedro Tagliaferri, ellos fueron recibidos por Don Ángel Lascuráin.

A lo largo de este 2017 se han llevado diversos encuentros espirituales, académicos, fiestas y celebraciones de los que ha participado la Familia Salesiana de México, a razón de las cuatro inspectorías MEM, MME, MEG y MMO. Tanto Salesianos como Salesianas de México, así como los miembros de cada uno de los Grupos que Integran la Familia Salesiana de Don Bosco somos testigos de la vigencia del legado del Santo de la Juventud.

 

 

El ver crecer a los niños, niñas hasta convertirse en jóvenes profesionales y de ahí en adultos responsables, o como diría nuestro fundador, en  ‘buenos cristianos y honrados ciudadanos’, nos debe,  llenar de contento y dejar muy en claro, que debemos proseguir con la tarea encomendada: La salvación de la juventud, atendiendo de forma especial a los más pobres y necesitados, sobre todo en estos tiempos en que nuevos tipos de pobrezas afectan a la juventud.

Algunas imágenes para recordar el paso de los años

Si desea desplegar más imágenes use la numeración inferior

Debemos pues acompañarles como nos ha invitado el Rector Mayor, estar con ellos para que puedan descubrir con alegría los valores cristianos, para que los renueven en sus personas, al mismo tiempo para revelarles los nuevos tesoros que Dios nos ofrece, así como las formas que pueden suscitar a partir ellos de modo que  iluminen con su forma de vida y testimonio a la sociedad actual.

Recordamos así a aquellos primeros misioneros,  quienes llegaron vestido de civiles (estaba prohibido en México usar sotana), ellos  iniciaron así, la aventura salesiana en México, en un país  donde la “poca política y la mucha administración” heredadas del Porfiriato definían un país con poco desarrollo social y   rumbo hacia una revolución. Los Salesianos serán  una opción de vida eclesial, laboriosa identificada con los que menos tienen. Ésta es la  fecha afortunada que hoy recordamos (Cfr. Boletín Salesiano n. 523, año XLIII, diciembre de 1992)

Según la crónica del viaje de Italia a México,  narra que arribaron  a  Puerto Progreso, Yucatán el día 29 de noviembre de 1892, ahí el Padre Pérez Capetillo los visitó en el barco mientras realizaban su última  parada antes de desembarcar en el Puerto de Veracruz (Cfr. Garibay  en Castellanos, 1993) [1].

Los Salesianos  procedían de Turín Italia,  de donde partieron el día  19 de octubre de 1892. Su ruta  incluyó,  entre otros puertos,  el de  San Juan de Puerto Rico, el de ‘La Habana’,  Cuba y el Puerto de  Progreso, Yucatán,  hasta concluir el viaje marítimo en Veracruz, lugar de donde se trasladaron hacia la  Ciudad de México [2].

Los Salesianos Cooperadores: Promotores del envío.

Fueron los  primeros  Cooperadores Salesianos de México a  quienes se les atribuye el promover   la llegada de estos primeros religiosos.

Don Ángel Lascuraín,  Presidente del Círculo Católico,  durante una junta efectuada el 23 de junio de 1889, en la cual se reunió el Sr. Claudio Limón S.,  quien fungía como secretario,   el Sr. Francisco Villagrán quien hacia las veces de  tesorero, quienes ante  el  Excmo. Sr. Don Pelagio Antonio de Labastida y Dávalos, Arzobispo de México (1816-1891), de quien contaron con su consentimiento y ayuda, elaboraron  la solicitud del envío de religioso salesianos al país.

Esta petición fue remitida por vías oficiales a Rev. Padre  Miguel Rúa, Superior de la Congregación de San Francisco de Sales, en un época por demás complicada para la Iglesia Católica.

El primer sucesor de Don Bosco contestó agradecido.  Él   respondiendo mediante un  envió especial a los miembros de la junta: eran sus nombramientos como los primeros Cooperadores Salesianos Mexicanos. Además, Miguel Rúa les ánimo con la firme promesa de que  pronto enviaría a los primeros  salesianos, tan pronto fuera posible.

Mientras Tanto, Doña Luisa García Conde de Cosio,  puso a disposición de Don Ángel Lascuraín   una de sus propiedades.  Esta  edificación estaba  ubicada  en la Calle de Santa María # 2805,  se readaptó para recibir a los primeros religiosos salesianos, lo cual,  fue comunicado a Don Rúa,  quien con agrado dispuso todo lo necesario para que fuera posible aquel envío histórico de salesianos de Don Bosco.

La primera casa salesiana fue  inaugurada el 4 de febrero de 1890.  Don Rúa nombró a Don Ángel Lascuraín como director provisional hasta la llegada de los Salesianos [3].

Muchas cosas más han sucedido desde entonces y la Familia Salesiana se ha extendido a lo largo del País. Hoy cuenta con presencias que van desde la Ciudad de Tijuana en el extremo norte de País,  hasta llegar a Mérida, Yucatán,  a lo largo de los años el Pueblo ha podido dar cuenta del trabajo salesiano y lo reconoce, como se pudo  observar en el año  2010, año en que llegó la Urna que contenía la reliquia insigne de San Juan Bosco y que peregrinó por todos los rincones donde late un corazón salesiano. Demos pues gracias a María por este gran acontecimiento que hoy 2 de diciembre de 2017 que todos celebramos.

Referencias

[1]. Castellanos, Francisco. (1993).  Los Salesianos en México.  Vol. I Tomo I p. 63. México: Ediciones Don Bosco

[2] Salesianos de Don Bosco. (1992, Diciembre). Boletín Salesiano no. 523,  Año XLIII. México: Autor

[3] Salesianos de Don Bosco.  (1992, Diciembre). Boletín Salesiano México.

 
gototop