Traducir
English French German Italian Portuguese Russian Spanish
Rector Mayor: Fuerte llamada a todos aquellos hermanos que sienten en su corazón la vocación misionera PDF Imprimir E-mail
Escrito por En Familia MEM   
Miércoles, 13 de Diciembre de 2017 16:21

El Rector Mayor en día de la solemnidad de la inmaculada Concepción de María ha dirigido un  llamado misionero a los salesianos de Don Bosco de todo el mundo, en el volvió a menciona la alegría por la presencia entre nosotros del Padre Thomas (Tom) Uzhunnalil y destacó su testimonio. Hizo un fuerte llamado a responder con generosidad ante el llamado misionero 'ad gentes'. (Fuente y foto: ANS y sdb.org).

SOCIETÀ  DI  SAN  FRANCESCO  DI  SALES

SEDE CENTRALE SALESIANA

Via Marsala, 42 – 00185 Roma

 

Il Rettor Maggiore

 

Prot. 17/0440

Roma, 08 de diciembre de 2017

LLAMADA  MISIONERA DEL RECTOR MAYOR

a los SALESIANOS DE DON BOSCO

Mis queridos hermanos, reciban mi fraterno y afectuoso saludo.

Al igual que el año pasado, en este día 8 de diciembre de 2017, en el Sacro Cuore de Roma donde ahora moramos, con la Basílica ante mis ojos, les escribo esta carta. Y lo hago con la misma intención que el pasado año: Es un día muy significativo para hacer una llamada misionera 'ad gentes' en todas las Inspectorías del mundo y a todos los hermanos que se sientan llamados por el Señor a vivir nuestra vocación salesiana de esta manera particular. Todos somos misioneros de los jóvenes. Pero ciertamente el Señor, desde el inicio de nuestra Congregación, ha hecho sentir de modo muy personal y especial a muchos hermanos esta llamada misionera para hacer llegar el Evangelio y la misión salesiana entre los jóvenes allí donde más nos necesitan, o donde nos están esperando y todavía no hemos llegado.

En este año el Señor nos ha concedido la Gracia de volver a tener entre nosotros al P. Tom Uzhunnalil. Él, misionero en Yemen, nos ha dado un grandísimo testimonio de espiritualidad profunda y de gran interioridad apostólica misionera. Y sin duda que su donación y sacrificio seguirá dando mucho fruto.

En este día, mi llamada misionera quiere resonar también en los corazones de muchos hermanos, en todas las Inspectorías y presencias salesianas del mundo, esperando respuestas generosas. Don Bosco dispuso de  muchos salesianos que tenía cerca y los envió en las primeras expediciones. Yo, en su nombre, hago una fuerte llamada a todos aquellos hermanos que sienten en su corazón este deseo suscitado por el Señor.

· Cada año va habiendo una hermosa respuesta que se acerca a los 20 misioneros que son enviados en todo el mundo. Pero ojala sea posible contar con muchos más para llegar a muchas más personas y más lugares, con el Evangelio y la educación de los muchachos y jóvenes.

· Las fuerzas apostólicas no son las mismas en todos los lugares de la Congregación. Hay Inspectorías y naciones con muchas vocaciones y otras que experimentan una gran pobreza. Nuestra fraternidad, y el ser todos salesianos de Don Bosco en una única Congregación para todo el mundo, y no sólo para mi país y mi Inspectoría, nos sigue permitiendo llegar allí donde más nos necesitan.

· Nos siguen esperando los adolescentes y jóvenes, y entre ellos los más pobres, abandonados y en peligro. Nos esperan en las misiones Amazónicas y Andinas de América Latina, en especial los pueblos indígenas; nos esperan en las fronteras entre países, y campos de refugiados como en Uganda. El este de Europa también está abierto a nuestra presencia. Malasia y Gambia serán espacios de presencia salesiana en breve. Y en otros muchos países donde ya estamos, nos llaman para ir a otras zonas auténticamente misioneras.

Es por todo esto mis queridos hermanos, por lo que hago esta fuerte llamada invitando a la generosidad. Generosidad, en primer lugar, de los hermanos que sientan esta llamada explícita de parte del Señor. Generosidad de las Inspectorías,  de los Directores y, en especial los Inspectores, para no enterrar ninguna inquietud misionera de los hermanos, muy en especial de los jóvenes salesianos que tienen grandes ideales. No podemos olvidarnos de nuestros orígenes ni de nuestra identidad carismática, como nos recuerdan nuestras Constituciones: 'Los pueblos aún no evangelizados fueron objeto especial de la solicitud y pasión apostólica de Don Bosco y siguen apremiando y manteniendo vivo nuestro celo. En el trabajo misionero reconocemos un rasgo esencial de nuestra Congregación' (C. 30)

No tengo la menor duda de que el Señor bendecirá la generosidad.

Les recuerdo, hermanos, cual es el modo de proceder: Cuando el Rector Mayor recibe una llamada, o carta, o correo electrónico de un hermano que le manifiesta éste su deseo, se inicia un sereno y profundo discernimiento, en diálogo con el Hermano y con el Inspector, desde el Dicasterio para las Misiones, informando posteriormente de todo ello al Rector Mayor. Muchas veces el discernimiento pone en evidencia la idoneidad del candidato. Algunas veces no. Pero siempre buscando el bien de las personas y de la misión.

Ésta es mi llamada queridos hermanos, y les invito a rezar por ella en toda la Congregación. Hay muchas personas que aún no han recibido el anuncio del Evangelio. Hay muchos jóvenes que necesitan del amigo, hermano y padre que serán los salesianos que llegarán a su encuentro. Compartiremos vida con ellos, le ayudaremos a prepararse para la vida, y les ofreceremos 'escucha y acompañamiento', buscando siempre su bien. (Aguinaldo 2018)

Que la Auxiliadora bendiga esta generosidad, y Don Bosco nos siga acompañando en este ser verdaderos discípulos misioneros de Jesús.

 

Con afecto.

 
gototop