Traducir
English French German Italian Portuguese Russian Spanish
Papa Francisco Audiencia General: El Espíritu nos mueve a salir de nuestro egoísmo y a ser un don para los demás. PDF Imprimir E-mail
Escrito por En Familia MEM   
Miércoles, 06 de Junio de 2018 06:53

Video CTV

6 de junio de 2018:  El Papa Francisco durante la  Audiencia General de este miércoles  dirigiéndose  a los fieles y peregrinos reunidos  la Plaza de San Pedro continuó el nuevo ciclo de catequesis sobre la Confirmación ha dedicado esta vez su atención al sacramento como ‘don del Espíritu Santo’ ‘La regeneración’,  haciendo referencia al Evangelio según San Juan (Jn 20, 19-22).

Durante la predicación en español ha destacado que el Obispo que administra el sacramento al darnos el saludo de paz “nos impulsa a trabajar por la comunión dentro y fuera de la Iglesia” (Fuente: Vaticano, OPSS).

Resumen de la Catequesis del Santo Papa Francisco pronunciada en español:

“Queridos hermanos y hermanas:

Continuamos la reflexión sobre la confirmación considerando los efectos del don del Espíritu Santo en quienes reciben este sacramento. El Espíritu nos mueve a salir de nuestro egoísmo y a ser un don para los demás.

La recepción de la confirmación nos une con mayor fuerza a los miembros del Cuerpo místico de Cristo, que es la Iglesia. Tenemos que pensar en la Iglesia como un organismo vivo, compuesto de personas que caminan formando una comunidad junto al obispo, que es el ministro originario de la confirmación y quien nos vincula con la Iglesia.

Esta incorporación a la comunidad eclesial se manifiesta en el signo de la paz con el que se concluye el rito de la confirmación. El obispo dice a cada confirmado: ‘la paz esté contigo’. Estas palabras nos recuerdan el saludo de Jesús a sus discípulos en la noche de Pascua y expresan la unión con el Pastor de esa iglesia particular y con todos los fieles. Recibir la paz a través del obispo nos impulsa a trabajar por la comunión dentro y fuera de la Iglesia, a mejorar los vínculos de concordia en la parroquia y a cooperar con la comunidad cristiana.

La confirmación se recibe una sola vez, pero su fuerza espiritual se mantiene en el tiempo y anima a crecer espiritualmente con los demás.”

Catequesis del Santo Padre:

“Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

Continuando la reflexión sobre el sacramento de la Confirmación, consideramos los efectos que el don del Espíritu Santo hace madurar en los confirmados, llevándolos a ser, a su vez, un don para los demás. El Espíritu Santo es un don. Recordemos que cuando el obispo nos da la unción con el óleo dice: ‘Recibe el Espíritu Santo que te es dado en don’. Ese don del Espíritu Santo entra en nosotros y nos hace fructificar, para que podamos dárselo luego a los demás. Siempre recibir para dar: nunca recibir y quedarse con las cosas dentro, como si el alma fuera un almacén. No: siempre recibir para dar. Las gracias de Dios se reciben para dárselas a los demás. Esta es la vida del cristiano. Es propio del Espíritu Santo descentralizarnos de nuestro ‘yo’ para abrirnos al ‘nosotros’ de la comunidad: recibir para dar. No somos nosotros el centro: somos un instrumento de ese don para los demás.

La Confirmación, completando en los bautizados la semejanza con Cristo, los une más fuertemente como miembros vivos del cuerpo místico de la Iglesia (ver Ritual de la Confirmación, n. 25). La misión de la Iglesia en el mundo procede a través de la contribución de todos los que forman parte de ella. Algunos piensan que en la Iglesia haya patrones: el Papa, los obispos, los curas y que luego vengan los demás. No: ¡la Iglesia somos todos!. Y todos tenemos la responsabilidad de santificarnos el uno al otro, de preocuparnos unos de otros. La Iglesia somos todos nosotros. Cada uno tiene su trabajo en la Iglesia, pero la Iglesia somos todos. Debemos pensar en la Iglesia como en un organismo vivo, compuesto de personas que conocemos y con quienes caminamos, y no como una realidad abstracta y distante. La Iglesia somos nosotros que caminamos, la Iglesia somos nosotros que estamos en esta Plaza. Nosotros: esta es la Iglesia. La Confirmación vincula a la Iglesia universal, esparcida por toda la tierra, involucrando activamente a las personas confirmadas en la vida de la Iglesia particular a la que pertenecen, encabezada por el obispo, que es el sucesor de los apóstoles.

Y por eso el obispo es el ministro originario de la Confirmación (véase Lumen Gentium, 26), porque incorpora el confirmado a la Iglesia. El hecho de que, en la Iglesia latina, este sacramento sea normalmente conferido por el obispo pone de relieve su ‘efecto de unir a los que la reciben más estrechamente a la Iglesia, a sus orígenes apostólicos y a su misión de dar testimonio de Cristo."(Catecismo de la Iglesia Católica, 1313).

Y esta incorporación eclesial está bien representada por el signo de la paz que concluye el ritual de la crismación. Efectivamente, el obispo dice a cada confirmado: "La paz sea contigo ". Recordando el saludo de Cristo a sus discípulos en la tarde de Pascua, lleno del Espíritu Santo (cf. Jn 20,19-23), -como hemos escuchado- estas palabras iluminan un gesto que "manifiesta la comunión eclesial con el obispo y con todos los fieles " (cf. CIC, 1301). Nosotros, en la Confirmación, recibimos el Espíritu Santo y la paz: esa paz que debemos dar a los demás. Pero pensemos: Que cada uno piense, por ejemplo, en su comunidad parroquial. Está la ceremonia de la Confirmación y después nos damos la paz: el obispo se la da al confirmado, y después en la misa la intercambiamos entre nosotros. Esto significa armonía, significa caridad entre nosotros, significa paz. Pero ¿después que pasa? Salimos y empezamos a hablar mal de los demás, a ‘despellejarlos’. Empiezan los cotilleos. Y los chismes son guerras. ¡No, no está bien! Si hemos recibido el signo de la paz con la fuerza del Espíritu Santo, tenemos que ser hombres y mujeres de paz, y no destruir, con la lengua, la paz que ha hecho el Espíritu. ¡Pobre Espíritu Santo! ¡Qué trabajo tiene con nosotros con esta costumbre del chismorreo! Pensadlo bien: el chismorreo no es una obra del Espíritu Santo, no es una obra de la unidad de la Iglesia. El chismorreo destruye lo que Dios hace. ¡Por favor, acabemos con el chismorreo!

La Confirmación se recibe solo una vez, pero el dinamismo espiritual suscitado por la santa unción es perseverante en el tiempo. Nunca terminaremos de cumplir el mandato de difundir en todas partes el buen olor de una vida santa, inspirada en la fascinante sencillez del Evangelio.

Ninguno recibe la Confirmación solo para sí mismo, sino para cooperar en el crecimiento espiritual de los demás. Solo de esta manera, abriéndonos y saliendo de nosotros mismos para encontrarnos con nuestros hermanos, podemos realmente crecer y no solo engañarnos con que lo estamos haciendo. De hecho, cuando recibimos un don de Dios debemos darlo - el don es para dar- para que sea fructífero, y no enterrarlo, a causa de miedos egoístas como enseña la parábola de los talentos (Mt 25,14-30). También la semilla, cuando la tenemos en la mano, no es para dejarla allí, en el armario y que ahí se quede: Hay que sembrarla. El don del Espíritu Santo hay que dárselo a la comunidad. Exhorto a los confirmados a no ‘enjaular’ al Espíritu Santo, a no oponer resistencia al Viento que sopla para empujarlos a caminar en libertad, a no sofocar el Fuego ardiente de la caridad que lleva a consumir la vida por Dios y por los hermanos. ¡Que el Espíritu Santo nos conceda el coraje apostólico para comunicar el Evangelio, con las obras y las palabras, a todos los que encontramos en nuestro camino! Con las obras y las palabras, pero las palabras buenas: las que edifican. No las palabras de los chismes que destruyen. Por favor, cuando salgáis de la iglesia pensad que la paz recibida es para dársela a los demás: no para destruirla con el chismorreo. No lo olviden.”

 

Saludos en francés: “Me complace dar la bienvenida a los peregrinos procedentes de Francia y de los diversos países francófonos. Saludo en particular a los de la diócesis de Saint-Claude con el obispo Mons. Jordy, a los de la diócesis canadiense de Valleyfield, con el obispo Mons. Simard, a la Société des Deux Cœurs d'Amour con Mons. Rivière, obispo de Autun, y al Coro Notre-Dame d'Arménie. ¡Que el Espíritu Santo nos de la valentía apostólica para comunicar el Evangelio, con palabras y acciones, a todos los que encontramos en nuestro camino! ¡Dios les bendiga!”

Saludos en inglés: “Saludo a los peregrinos de habla inglesa presentes en la audiencia de hoy, especialmente a los de Irlanda, Noruega, Nigeria, China, Filipinas, Vietnam y los Estados Unidos de América. Sobre todos ustedes y vuestras familias, invoco el gozo y la paz de nuestro Señor Jesucristo ¡ Dios les bendiga!”

Saludos en alemán: “Un saludo cordial a los peregrinos de lengua alemana. Que el Espíritu Santo nos dé el coraje apostólico de dar testimonio de Cristo, nuestro Señor y Redentor, con las obras y las palabras, a cuantos encontramos en nuestro camino. ¡Dios les bendiga así como a vuestras familias!”

Saludos en español: “Saludo especialmente a los peregrinos de lengua española venidos de España y Latinoamérica. De modo particular, saludo a los responsables y miembros de la Cadena COPE, con motivo de su convención anual, y que están acompañados por el Presidente de la Conferencia Episcopal Española, Cardenal Ricardo Blázquez Pérez.

Los animo a pedir la asistencia del Espíritu Santo en sus vidas para que les conceda la valentía de comunicar y anunciar la alegría del Evangelio, con palabras y obras, a cuantos encuentran en el camino de la vida.

Que Dios los bendiga. Muchas gracias.”

Saludos en portugués: “Queridos peregrinos de habla portuguesa: ¡bienvenidos! Saludo en particular a los grupos brasileños que vinieron de Ourinhos, Goiânia, Bauru y Venâncio Aires. Todos nosotros que hemos recibido el don del Espíritu Santo, debemos invocarlo más a menudo, para que nos guíe sobre el camino de los discípulos de Jesús, a los que se les pide ser cristianos en todas las circunstancias y decisiones en la vida. ¡Dios les bendiga!”

Saludos en árabe: “Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua árabe, especialmente a los de Tierra Santa, de Egipto y Oriente Medio. Nadie recibe el sacramento de la confirmación solo para sí mismo, sino para participar en el crecimiento espiritual de los demás. Los dones de Dios se nos conceden para dárselos a los demás, porque aumentan cuando son compartidos y desaparecen con el egoísmo. Por lo tanto, no debemos tener miedo de ofrecer lo que continuamente recibimos del Espíritu Santo, a través del testimonio de una vida santa y la difusión de la fragancia de su Palabra viviente entre nuestros hermanos. ¡Que el Señor les bendiga a todos y les proteja del maligno!”

Saludos en polaco: “Saludo cordialmente a los peregrinos polacos. Queridos hermanos y hermanas, habéis venido en peregrinación a las tumbas de los apóstoles Pedro y Pablo. Su testimonio nos enseña que las bienaventuranzas evangélicas ‘solo podemos vivirlas si el Espíritu Santo nos invade con toda su potencia y nos libera de la debilidad del egoísmo, de la comodidad, del orgullo. " (ibíd. Exhortación Apostólica Gaudete Exsultate, 65). Dejaos guiar por su fuerza, para que ustedes también sean mensajeros bienaventurados de la Buena Nueva de Cristo. ¡El Señor les bendiga!”

Saludos en italiano: “Una cordial bienvenida a los fieles de la lengua italiana.

Me complace recibir a los Hermanos de las Escuelas Cristianas, a las parroquias, en particular las de Giugliano in Campania y Altamura, y a los participantes en la peregrinación de Macerata a Loreto, acompañado por los obispos, Mons. Nazzareno Marconi y Mons.Giancarlo Vecerrica. Saludo a la Asociación de Voluntarios de socorro y protección civil de Cellamare, a la Cooperativa ‘L'imprevisto’ de Pesaro y al Grupo ‘Rinascita’ de Teolo.

El viernes celebramos la solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús. les invito a rezar al Corazón de Jesús durante todo el mes de junio y a sostener con la cercanía y el afecto a vuestros sacerdotes, para que sean imagen de ese Corazón lleno de amor misericordioso.

Un pensamiento especial para los jóvenes, los ancianos, los enfermos y los recién casados. Tomad del Corazón de Jesús el alimento y la bebida espiritual de tu vida, para que, nutridos por Cristo, sean personas nuevas, transformadas en lo más profundo por ese amor divino. Gracias.”

 
gototop