Traducir
English French German Italian Portuguese Russian Spanish
Primeras profesiones en México - ANT, ECU, HAI, MEG y MEM: Jesús es la belleza que tanto les atrae PDF Imprimir E-mail
Escrito por En Familia MEM   
Miércoles, 22 de Agosto de 2018 04:53

16 de Agosto de 2018, Ciudad de México: en la conmemoración del nacimiento de San Juan Bosco como en el resto de mundo en México se vivió la alegría por la emisión de la primera profesión de los novicios generación 2017-2018 como salesianos de Don Bosco. En nuestro país tuvo lugar en la Parroquia – Santuario Nacional de María Auxiliadora, Santa Julia, Ciudad de México.

15 jóvenes de las inspectoría salesianas de Antillas, Ecuador,  Haití,  México-Guadalajara y México-México dieron el sí a Dios: Cristofer Abreu Marte, Jefferson Miguel  Bautista Feliz, Wilkeuris Brito Beato, Juan Ricardo De León Loera, Casimir Exil, José Israel Familia Santana, Oscar Arturo Fernández Manzueta, Alan Benigno González Castañeda, Hugo César González Gutiérrez, Mario Alberto Jiménez López, Edisson Jonathan Jimpikit Wampash, Gabriel Santos Pérez Sevilla, Klimer Xavier Sánchez Carrión, Louven Stanley Cherubin y Diego Fabricio Zhingri Zhingri.

Les acompañó el Padre Maestro de Novicios Raúl Felipe Prado, Director del Noviciado Inter-Inspectorial de México

Presidio la ceremonia el Padre Inspector Gabino Hernández Palera superior de la   Inspectoría Salesiana de México-México (MEM) quien durante el rito de profesión recibió a nombre del Rector Mayor P. Ángel Fernández Artime a los nuevos salesianos en la Congregación como hermanos con votos temporales de acuerdo a lo dispuesto por la Iglesia canónicamente. Concelebraron el Padre Inspector Hugo Orozco Sánchez, provincial  de la   Inspectoría Salesiana de México-Guadalajara (MEG), el Padre Inspector   Francisco Sánchez Carrión, superior de la   Inspectoría Salesiana de  Ecuador (ECU), un representante del  Padre Inspector Francisco Batista de Las Antillas (ANT) y  el P. Morachel Bonhomme Vicario de la Visitaduría de Haití (HAI), quien representó al Padre Inspector Jean-Paul Mésidor. Además concelebraron cerca de 32 presbíteros salesianos incluidos hermanos venidos de otros países de Interamérica.

Durante la homilía el Padre Gabino expresó: "Queridos hermanos que harán su primera profesión, hermanos todos…

Todas las personas de todos los tiempos y de cualquier edad, buscan la felicidad. Dios ha puesto en el corazón del hombre y de la mujer un profundo anhelo de felicidad, de plenitud.

En Cristo, queridos hermanos, encontrarán el pleno cumplimiento de sus sueños   de bondad y felicidad, sólo Él puede satisfacer sus expectativas, muchas veces frustradas por falsas promesas del mundo.

Como dijo San Juan Pablo II ‘es él la belleza que tanto les atrae’, a los jóvenes, a ustedes.

Es Él  quien les provoca en esta edad, la radicalidad que no les permite dejarse llevar del conformismo.

Es Él quien les impulsa a dejar las máscaras que falsean la vida.

Es Él quien les deja en el corazón las decisiones más auténticas, que a veces otros quieren sofocar…” fueron parte de las palabras del provincial de MEM.

Los elementos y signos propios de su consagración que les fueron entregados fueron: las Constituciones Salesianas, la medalla de primera profesión, además el Santo Rosario que les fue provisto por el Salesiano Coadjutor Ramón Domingo Vargas Mendoza.

El P. Gabino les recibió con un abrazo fraterno en la Congregación como salesianos de Don Bosco y cada neo profeso firmó las actas que dan fe de su compromiso, ante el Rev. Padre Jorge de Jesús Fuentes Davison, Secretario Inspectorial de MEM.

Después de la comunión los neoprofesos en agradecimiento a Dios por su consagración entonaron su himno de profesión con gozo evidente.

Concluida la santa Misa, se ofreció una comida de gala en el aula magna del Colegio de Santa Julia, en ella tanto  los nuevos novicios como los neo-profesos entonaron cantos con motivos de   alegría y gratitud, cantos vocacionales.

También durante la comida el Padre Inspector de Ecuador agradeció por la experiencia de formación brindada a sus salesianos, al mismo tiempo que anunció que este año 2018-2019 su provincia no participaría más, sin embargo reconoció la gran riqueza de esta colaboración interinspectorial, la cual era la evidencia de la fuerza que nace desde la familias y que Don Bosco y Dios impulsan.

Antes de concluir la comida los neo-profesos cortaron el pastel elaborado en su honor. Fue un momento memorable para el mundo salesiano y para la Iglesia.

 
gototop