Traducir
English French German Italian Portuguese Russian Spanish
Una mirada salesiana del éxodo de personas migrantes en las caravanas centroamericanas PDF Imprimir E-mail
Escrito por En Familia MEM   
Miércoles, 21 de Noviembre de 2018 14:06

Desayunador  Padre Chava en la ciudad de Tijuana, Baja California

El 21 de noviembre de  2018 la Agencia Salesiana de Noticias publicó un  artículo del Padre Ernesto Hernández Ruiz, SDB y  del Equipo Misión Salesiana Migrantes,  donde se ofrece una perspectiva muy distinta a la que los medios de comunicación nos tienen acostumbrados, un  punto de vista que nace en el contesto de Tijuana, ahí en la realidad inmediata de este fenómeno sociocultural de la grandes migraciones que se han incrementado en estos años,  se trata de una mirada que se inspira desde la óptica  de San Juan Bosco, y nos invita,   como lo hizo el Papa Francisco al  visitar México,  a construir puentes y no ha levantar muros. Presenta un solución al promover una visión educativa e inclusiva,  de acompañamiento y cercanía,  plena de los valores que  San Juan Bosco y Cristo nos ofrecen.

Éste  artículo  inicia  citando un  con un fragmento de la obra “Home” de  la joven poeta  somalí Warsan Shire :  ‘Nadie deja su casa a menos que su casa sea la boca de un tiburón… Nadie pone a sus hijos en un bote a menos que el agua sea más segura que la tierra…’ (Fuente ANS)

Este es su contenido :

“A partir del mes de octubre se inició una movilización que inició con personas hondureñas que salieron de San Pedro Sula. Su destino principal era llegar a Estados Unidos (EE. UU.), para ejercer el derecho al Asilo, o solicitando el reconocimiento de la condición de refugiado en México.

Son más de tres caravanas de migrantes con una población muy heterogénea en cuanto edades y condiciones sociales. La mayoría son Jóvenes, niñas, niños y adolescentes (JNNA) viajando en grupos y, muchos de ellos, en núcleos familiares. Salen de su país principalmente porque temen a la violencia que origina el crimen organizado coludido con las autoridades, por la desigualdad económica y algunos, los menos, buscando la unificación familiar. En el mes de octubre, en la frontera entre Guatemala y México, las organizaciones de la sociedad civil (OSC) contabilizaron 7,233 personas migrantes, 1307 niñas, 1070 niños, 2234 mujeres y 2622 hombres. El 32.86 por ciento niñas, niños y adolescentes, la mayoría de ellos acompañados de sus madres y en algunos pocos casos, de ambos padres. Se han contabilizado casi 200 personas adolescentes no acompañadas. Las personas adultas, la mayoría son jóvenes no mayores de 25 años.

Un acercamiento a la migración actual en nuestro continente

Históricamente nuestros pueblos se han conformado a partir de migraciones. Sin duda la migración extracontinental y continental ha marcado el inicio histórico de nuestros pueblos americanos. Desde el siglo pasado, se vive una gran movilización humana, un despertar del fenómeno migratorio, sin embargo, una de sus características actuales, ya sea en su salida, tránsito, destino y retorno, es el ambiente de violencia.

Actualmente, la razón principal por la que los integrantes de estas caravanas salen en grupos para poder atravesar el país de México con seguridad. Se han escuchado comentarios de que estos movimientos fueron provocados por personas que buscan intereses políticos que les hace ver como héroes o villanos.

Creo que detrás de este contexto político, debemos ver el contexto deshumanizante y la crisis humanitaria en la que se presenta el Éxodo y verlo con una mirada de pastores. Con los ojos de Pastor-Educador de Don Bosco, quien fue un hombre con visión y sensibilidad hacia las personas en riesgo, ante una situación política en su tiempo muy compleja y migraciones internas de los campos hacia las ciudades. Don Bosco Puso en práctica un excepcional proyecto, para estos jóvenes migrantes, que ofrecía soluciones integrales y duraderas y que sigue vigente a más de 150 años de su implementación.

Inspirando en un pronunciamiento de la congregación a través del Dicasterio de Misiones y de la experiencia recogida con diversas organizaciones comprometidas con las personas migrantes, propongo las siguientes acciones para la atención Salesiana a los migrantes:

Apoyo adecuado. Actitud de Acogida Caritativa ante las necesidades urgentes

Ofrecer el ejercicio de la caridad emergente, es fundamental, el apoyo humanitario es el primer paso que muestra nuestro amor a nuestros queridos jóvenes. Principalmente dirigido a las personas JNNA y, especialmente, a los más pobre y en riesgo, los no acompañados. Reconocemos la crisis humanitaria y ofrecemos nuestro apoyo solidario, buscamos aminorar sus necesidades y vulnerabilidades.

La Cooperación en RED es fundamental

El compromiso con un JNNA migrante requiere de una cooperación eficaz. Por ello, reconocemos nuestros límites de conocimientos y tiempos, y valoramos nuestras cualidades y nuestro campo de conocimiento, para hacer equipo con otros organismos eclesiales, OSC y/o del Estado, poniendo al centro de nuestras intervenciones a los muchachos y no nuestros protagonismos.

La Educación es la clave fundamental de nuestra aportación en las redes

Además de la ayuda humanitaria, nuestro carisma nos lleva a poner en práctica nuestro ser educadores, buscando soluciones integrales y duraderas, este fenómeno no pasará rápidamente y debemos pensar en soluciones que impliquen la educación formal y no formal de las personas que deseen quedarse en nuestro país de manera permanente o con el tiempo suficiente que nos permita realizar procesos de formación a los NNAJ, educando de manera formal o no formal.

Promoción y protección de los derechos de las personas JNNA

Migrar en México no es un delito, no son ilegales, son irregulares. Tienen derecho a educación, alimentación, salud, justicia, seguridad, entre otros. Y más aún, son para nosotros, hijos e hijas de Dios nuestro Padre, tienen derecho divino a una vida digna.

Integración social

Durante los últimos días, se han hecho presentes opiniones del Estado mexicano y de la sociedad civil en general que muestran una fuerte carga de prejuicios, estigmas, racismo y xenofobia. Si estas personas están buscando un lugar en donde puedan vivir en mejores condiciones (en muchos casos reconociendo que el salir de su país es su única opción de vida), debemos iniciar una campaña contra estas actitudes, formando una comunidad acogedora, fomentando la apertura que ofrezca un lugar en donde puedan ejercer sus derechos, desarrollarse e integrarse.

Como Salesianos de Don Bosco reiteramos nuestra misión, construyendo puentes y no muros para que quienes han sufrido tanto, JNNA que necesitan ser escuchados y respetados. Con este fin, ofrecemos nuestro apoyo y animamos a todos a mantener una fuerte identidad y a implicarse en los procesos de inclusión, en un nuevo contexto y en un proceso de verdadera interculturalidad."

 
gototop