Traducir
English French German Italian Portuguese Russian Spanish
Exequias del Padre Gustavo Figueroa Arroyo. PDF Imprimir E-mail
Escrito por En Familia MEM   
Miércoles, 21 de Agosto de 2019 17:53

El martes 20 de Agosto de 2019 en la Parroquia-Santuario de María Auxiliadora, se llevó a cabo la ceremonia de Exequias del P. Gustavo Figueroa Arroyo, a nombre del Padre Ignacio Ocampo Uribe Inspector de MEM, la Santa Misa de Cuerpo presente fue presidida por el P. Gabino Hernández Paleta, sdb, Maestro de novicios, actual director de la comunidad a la que pertenecía,  desde 2010,  el Buen P. Figueroa.

Durante la solemne liturgia primero el P. Gabino inciensó al cuerpo de P. Gustavo, como una ofrenda grata a Dios, más tarde el Padre Alberto Durán Cabrales colocó la casulla sacerdotal sobre el ataúd donde descansaba el cuerpo del Padre Figueroa, el Padre Miguel Huitzilt depositó  una estola sobre la casulla  y por último el P. Guillermo Lugo, miembro de la Comunidad del Noviciado colocó los Evangelios, es decir, parte de los instrumentos con los que el Padre Gustavo Figueroa ejerció su servicio como ministro de Jesucristo.

Durante la celebración el Padre Gabino externo,  a la asamblea ahí reunida, los saludos del Padre Ignacio Ocampo, ambos -explicó- fueron formandos del Padre Gustavo, en algún período de su vida como aspirantes, por lo que estaba agradecido. Durante ese momento de la homilía se abrió un espacio para   compartir  testimonios sobre el Padre Figueroa:

El Padre Guillermo Lugo fue el primero en ofrecer su testimonio y mencionó como había visto entregarse al Padre Figueroa a la vida salesiana, su constante empeño por cuidar la vida de comunidad, su cumplimiento en los momentos de oración, y una práctica contemplativa de la persona de la Virgen María, a cuya imagen procuraba estar siempre cercano, su agudo sentido del humor, franco, certero, directo pero siempre educativo y fraterno. El padre Lugo explicó que el padre Figueroa le había confiado estar atento a que fuera depositado cerca de los restos de sus padres.

Después un laico que había estudiado en el aspirantado, si bien aclaró que no conocía al Padre personalmente, viendo su ejemplar forma de vida  pidió radicalidad en la vida religiosa, a ejemplo de la vida del P. Figueroa.

El Padre Urbano Rodríguez Higareda expresó como él padre Gustavo en el aspirantado no hacia distinciones excluyentes, ni solía discriminar  a los candidatos por su mala conducta o rudeza, al contrario los exhortaba a ser mejores, de modo que él –el padre Urbano-, sin su apoyo quizás no habría llegado a ser sacerdote, pero su ejemplo paterno y fraterno le llevaron a decidirse por la vida salesiana.

El Padre Juan Alberto Polanco Solís, quien también fue parte de los aspirantes en el período del Padre Figueroa como director del IJPL señaló que algo reconocía en la vida del padre Figueroa, era su franqueza, su sentido de caballerosidad, y muy en especial el ser siempre Justo, al grado que en el Padre Figueroa se podría aplicar el distintivo evangélico de: Justo entre las naciones.

El Padre Gabino por su parte dio lectura al testimonio del Padre Inspector Ignacio Ocampo que a continuación se transcribe:

“‘El que por mí deja casa, hermanos o hermanas, padre o madre, mujer, hijos o tierras, recibirá cien veces más, y heredará la vida eterna’. (Cfr. Mt. 19,27-29)

Son palabras de Jesús, que no escogí intencionalmente para esta ocasión. Son el obsequio que la Liturgia de la Palabra de este día nos ofrece para alimentar nuestra mente y corazón. Personalmente considero que nuestro hermano, el P. Gustavo Figueroa, que ha sido llamado a la presencia de Dios, encarnó de modo ejemplar este desprendimiento evangélico. Quienes le frecuentamos recordaremos, estoy seguro, la sencillez de su vestir, la austeridad y el aseo de su habitación, su emblemático cajón para bolearse los zapatos. Este desprendimiento externo, así lo creo, fue el reflejo de la elección voluntaria de una vida de desprendimiento y confianza en la Providencia. Considero que el P. Gustavo fue de los hermanos que lo entregaron todo, con una radicalidad alegre y jocosa, muy suya. En vida, por su autenticidad (de él todos podríamos esperar que nos diría siempre la verdad, nos gustara o no), fue muy apreciado. Recibió el ciento por uno del afecto profundo de varios hermanos y feligreses.

Personalmente valoré mucho su ejemplo como asistente salesiano. Fue de los hermanos que mejor han modelado, para mí, el compromiso educativo y evangelizador con los jóvenes, con sus aspirantes -que en su tiempo fuimos algunos-. Su presencia física constante, activa y correctiva, en todos los ambientes y espacios posibles de la vida del aspirantado: ocupaciones, aula, patio, encuentros, eventos inspectoriales, paseos... nos hizo comprender que la asistencia salesiana es sostenida por una verdadera ascesis que nace del afecto y voluntad de estar presente con y para los jóvenes. Con su ejemplo entendí que el valor educativo salesiano está en esa presencia constante que concentra tantas opciones personales, tanto sacrificio y tanta espiritualidad. No me extraña que en la comunidad del Noviciado, su última obediencia, el P. Gustavo haya querido estar presente físicamente con los novicios y la comunidad hasta que sus fuerzas físicas ya no se lo permitieron más”.

Al concluir la Santa Misa los salesianos y fieles presentes entonaron cantos salesianos para despedir al Padre Gustavo, como signo de grande fraternidad y esperanza.

Datos biográficos del P. Gustavo Figueroa Arroyo, sdb (se les dio lectura, a modo de introducción, al inicio de la Misa de exequias por el P. Jorge de Jesús  Fuentes Davison).

El P. Gustavo, era un ciudadano mexicano que nació el 24 de mayo de 1937, en San Luis Potosí. Sus padres fueron los esposos Ernesto Pérez Figueroa Dantín (finado el 1° de enero de 1984) y Laura Arroyo de Figueroa (partió al cielo el 21 de enero de 1988), procrearon 8 hijos: Lucía, Enrique, Lorenzo, Gustavo, Laura, Mónica, Teresa y Ernesto.

Gustavo fue bautizado el 15 de agosto de 1937 y confirmado el 1º de enero de 1939. Hizo su Primera Comunión el 4 de agosto de 1950. A los 15 años de edad entró al aspirantado salesiano en Tlaquepaque, Jalisco,  donde fue formando de 1956 a 1960. De 1960 a 1961 vivió en comunidad,  durante  la etapa formativa del  noviciado,  en Coacalco, siendo el P. Jesús de la Rosa, el maestro de novicios.

El joven Figueroa  realizó su Primera Profesión el 16 de agosto de 1961 en Coacalco, Edo, de México. Posteriormente ingresa a ‘Chapalita’, donde cursó sus estudios de filosofía y Normal Primaria, del año de 1961 hasta 1965.

De 1965 a 1967 hizo su Tirocinio en el Instituto Centro América (ICA), Villa Estela (Panzacola, Tlaxcala) y en el Colegio Domingo Savio de la Ciudad de México: permaneció un año en cada obra. De 1967 a 1971 cursó los estudios de teología en Coacalco, Estado de México.  Emitió su Profesión perpetua el 11 de julio de 1967 en Guadalajara, Jalisco.

Recibió la tonsura el 28 de junio de 1968. El ministerio del Lectorado               el 22 de marzo de 1969, el  subdiaconado el 4 de marzo de 1970, y el Orden del  Diaconado el 16 de mayo de 1970. Fue ordenado presbítero el 19 de diciembre de 1970,  por la imposición de manos de Mons. Felipe De Jesús Coeto, obispo de Tlalnepantla, en el Santuario de María Auxiliadora de la Ciudad de México.

Su primera obediencia, -ya ordenado-, fue la de fungir como Consejero, en Villa Estela. A los 20 días de ordenado, sufrió un accidente automovilístico el 9 de enero de 1971, en Vallarta. En tal mult-choque, conducía el vehículo Ernesto el hermano menor (nacido en Zitácuaro). "Salí disparado por el parabrisas; quedé sentado sobre el pavimento de la calle, sin zapatos ni calcetines, bajo la lluvia; me vi con la camiseta tijereada" narraba el padre Gustavo.

Obediencias que asumió y servicios que prestó el Padre Figueroa durante su vida como salesiano de Don Bosco:

De Agosto 1971 a Agosto 1972: Consejero en Villa Estela, Panzacola Tlaxcala.

De Agosto 1972 a Agosto 1979: Consejero y Prefecto así como director del IAM, Morelia, Mich.

De Agosto 1979 a Agosto 1982: Director y Ecónomo del IAM, Morelia, Mich.

De Agosto 1982 a Agosto 1984: Consejero local del IAM, Morelia, Mich.

De Agosto 1984 a Agosto 1987: Director del Instituto Juan Ponce de León, Puebla.

De Agosto 1987 a Agosto 1988: Director del IAM, Morelia, Mich.

De Agosto 1988 a Agosto 1991: Consejero local en el IAM, Morelia, Mich.

De Agosto 1991 a Agosto 2000: Director, Párroco de la Comunidad de la Parroquia de Ntra. Sra. del Refugio. Puebla.

De Agosto 2000 a Agosto 2002: Vicario, Párroco en Ntra. Sra. del Refugio. Puebla.

De Agosto 2002 a Agosto 2008: Director y Ecónomo en Ntra. Sra. del Refugio. Puebla.

De Agosto 2008 a Agosto 2010: Vicario, Ecónomo y Párroco en Ntra. Sra. del Refugio. Puebla.

De Agosto 2010 hasta el día de su partida -19 de agosto de 2019-  se desempeño como Confesor en la Comunicad del Noviciado Salesiano en Coacalco, Edo. de México.

La urna con las cenizas del Padre Gustavo Figueroa fue  depositada en un nicho de la Parroquia-Santuario de María Auxiliadora, Ciudad de México. Durante los días de su pascua le acompañaron todos los hermanos y formandos de la comunidad del Noviciado.

 
gototop