Traducir
English French German Italian Portuguese Russian Spanish
Partió al cielo el P. Jesús Sánchez Barrientos: Testigo Fiel de Jesucristo (Y Dios ayuda a los padres de familia como un Guerrero Poderoso) PDF Imprimir E-mail
Escrito por En Familia MEM   
Miércoles, 24 de Junio de 2020 16:48

“La comunidad sostiene, con caridad y oración más intensas, al hermano enfermo de gravedad. Cuando  llega la hora de dar a su vida consagrada la realización suprema, los hermanos le ayudan a participar con plenitud en la Pascua de Cristo. La esperanza de entrar en el gozo de su Señor ilumina la muerte del salesiano…  Y cuando un salesiano muere trabajando por las almas, la Congregación alcanza un gran triunfo” Esto dicen las Constituciones Salesianas en su articulo 54, algo que se ha concretado en la vida y pascua del Padre Jesús Sánchez Barrientos, quien fue llamado a la presencia de Dios el pasado 19 de junio de 2020, día en que la Iglesia celebró la solemne Fiesta de Sagrado Corazón de Jesús.

La Misa del domingo 21 de Junio,  dedicada a los Padres de Familia,  fue  el solemne  contexto liturgico  para dar gracias a Dios  por la persona y don  del Padre Jesús Sánchez Barrientos.

 

El nació un 17 de agosto de 1925, el menor de 9 hijos, su padres eran oriundos de Real de 14, San Luis Potosí,  migraron a Monsterrey. En una ocasión después de visitar a la Virgen María con unos amigos le invitaron a participar en unos ejercicios, del Jueves Santo al Domingo de Resurrección. Fue en ese ambiente de recogimiento donde se sintió inspirado por Dios a entrar a la vida religiosa, el sacerdote  que dirigió el retiro, amable y atento  escuchó sus inquietudes,  le orientó y  fue comentando que hacia cada orden y congregación en la Iglesia no se detuvo en una en especial, y al llegar a la parte de los salesianos, el pequeño Jesús  exclamó: ‘Me voy con los salesianos’. Le facilitaron todos los medios y contactos posibles.

 

El  curriculum del Padre Jesús fue escrito por él mismo, por ser fidedigno y ahorrar trabajo a los salesianos, éste  documento  fue dado a conocer en por el P. Jorge de Jesús Fuentes Davison Secretario Inspecotrial, durante la Santa Misa que presidió el Padre Ignacio Ocampo Uribe el Santuario de María Auxiliadora, de la Ciudad de México, misma que fue transmitida en vivo por redes sociales -  pueden ver la Misa completa en el siguiente enlace-:

Parroquia de María Auxiliadora

Misa en honor de los padres vivos y difuntos

El Padre Jesús cursó   su  aspirantado  en Venta de Cruz,  pero antes de llegar ahí,  un 15 de noviembre viajó de Monterrey a la Ciudad de México, ingresó  transitoriamente al Internado Salesiano de  Tacubaya para niños de primaria,  ahí era Director  el Padre Zurita, y según prosigue la narración del Sánchez, fue el  Padre Pedraza que le impartió sus primeras clases de latín.

El joven Jesús llegaría a Venta de Cruz a  mediados de diciembre, cuando  los aspirantes ya estaban de vacaciones en la ciudad de Puebla. Así que el Padre Alberto López Landa -quien dirigía el aspirantado- , hecho mano de él y de un compañero para que junto con el Padre Alberto arreglarán todo lo que hiciera falta en el aspirantado: ventanas, puertas etc. El Padre Jesús  recordaba con frecuencia    aquellos años, y explicaba que si bien fueron considerados  difíciles para algunos,  para  él y sus compañeros fueron muy felices, pues  sus formadores salesianos,  con su buen talante y singular testimonio,  hacían que todo fuera llevadero y alegre: la oración, la Misa, los trabajos y as ocupaciones - por laboriosas que fueran-  y las bonitas excursiones, aunque faltará de todo.

Siempre amable, hombre de letras el Padre Sánchez se destacaba por su facilidad de palabra, su análisis profundo de las realidades actuales y pasadas, su don de consejo, su conocimiento de la fe, siempre fue muy discreto y cercano,  era muy apreciado por quienes le conocían como confesor.

Fue director de Colegio durante muchos años, fue responsable en diversas ocasiones de la vida espiritual de las comunidades a que fue asignado,  sirvió en la que fuera la Comunidad de Santa Inés dirigiendo la librería salesiana. Su última obediencia fue como confesor –lo que hizo de 2010 a 2020-,   la realizó formando parte de la comunidad de Colegios Metropolitanos donde dejo un buen testimonio por su fraterna y paterna cercanía – su currícula de servicios en la Congregación la podrán escuchar en el canal de Facebook -.

Parroquia de María Auxiliadora

Misa en honor de los padres vivos y difuntos

El  P. Jesús hizo noviciado en Centro América, hizo  su primera profesión un 31 de enero de 1948,  durante la fiesta de San Juan Bosco. Estudió su filosofado  en San  Salvador; para  noviembre de 1949 regresó con sus compañeros a México para la inauguración del Filosofado Salesiano y la Escuela Normal de Guadalajara, Jalisco –El Colegio Garibaldi-.  Su dos primeros años de Tirocinio los hizo en Tlaquepaque, Jalisco. El último año de Tirocinio los hizo en el aspirantado de San Miguelito en Puebla, el cuál sería llamado más tarde ‘Juan Ponce de León’.

Estudió parte de la teología en Italia, pero por motivos de salud  concluyó su formación  en la ciudad de Córdoba al Sur de España; su profesión  perpetua como salesiano de Don Bosco la emitió un 15 de agosto de 1953,  fue ordenado Presbítero un 23 de junio de 1957 ahí mismo, en Córdoba.  Su primera Misa la celebró el día 24 en un santuario donde se encontró ante la imagen de la Virgen de Guadalupe, misma con la que había iniciado toda su aventura de servir a Dios.

Él  era quizás, hasta su partida, el salesiano de mayor edad de la Inspectoría,  siempre contó  con el cuidado y la asistencia de sus hermanos de comunidad. Tenía casi 95 años de edad, 72 de vida religiosa, estuvo a punto de llegar  a su 63 aniversario de sacerdocio,  que ahora seguramente lo celebrará en el Cielo.

Esta fue la homilía predicada por  del Padre Ignacio Ocampo Uribe, SDB Inspector de MEM :

“El Santo Evangelio que escuchamos hace un momento, pienso que enmarca nuestra gratitud al Padre Jesús Sánchez, por quien estamos orando, y también la felicitación y agradecimiento a todos los papás, a quienes celebramos en su día.

Nuestro Señor invita a los suyos a 'no tener miedo', a no detener, a no postergar lo que les pide decir y pregonar.  Nuestra vida, queridos hermanos... Nuestra vida teológica y la vida plena y transcendente que nos permite la fe, estarán siempre en las manos paternas de Dios.

La palabra de Dios nos invita a confiar en su Providencia de Padre,  no obstante las persecuciones que esperan a los discípulos, no obstante las dificultades que encontraran en su misión:  Dios nunca dejará de ocuparse de nosotros. Creo que ese es el precioso mensaje del Santo Evangelio y nos ayuda además a entender el significado que tiene todo cargo y función en nuestra Iglesia.

El Ministerio del Sacerdote expresa en primer lugar el discipulado, el seguimiento de los que Jesús Escoge. Le damos Gracias a Dios porque en el Padre Jesús,  hemos tenido un testigo del seguimiento del Señor, un discípulo fiel de Cristo.

Le agradecemos al Padre Jesús su respuesta de apóstol, de discípulo, por no haber callado lo que Dios le inspiró decir, por haber actuado confiando en Dios, por todas las veces que reconoció al Señor ante sus hermanos... ante sus hermanos salesianos, ante los jóvenes, ante sus familias.

Le agrademos todos los momentos en los que se sobrepuso  a los naturales temores, ante las dificultades y se supo abandonar ante la Providencia.  Al escuchar el curriculum del Padre, uno queda con el sabor de una vida apostólica, muy variada.

Y el ministerio del sacerdote - pues-  no es una distinción a manera de un premio, o de un nombramiento que nos pone por encima de los demás.  No es así: este servicio especial se vive como seguimiento de Cristo, y no le faltan pruebas y tribulaciones que nos ayudan a ser muy humildes.

Pero todo fiel creyente, comprometido, todo padre y madre de familia, está igualmente llamado al servicio, se ve llamado a hacer la misma Profesión de Fe que le escuchamos hacer al profeta Jeremías, en la primera lectura: "El Señor,  Guerrero Poderoso, está a mi lado".

Los esfuerzos que están haciendo queridos papás, por brindar lo mejor a sus familias, no le son indiferentes a Dios, quiero decirles que Dios está muy cerca de ustedes, no están solos en las luchas que están enfrentando, ante tanta incertidumbre queridos papás, el Señor confía en ustedes, y les ayuda como un Guerrero Poderoso, en la Misión que les ha dado con sus hogares: No se desesperen, tendrán también ustedes la admiración agradecida de sus hijos, de sus cónyuges y su recuerdo afectuoso durante toda la vida, por haberse mantenido enteros durante las dificultades, confiando en la providencia de Dios.

La vida de la fe, queridas hermanas y queridos hermanos, también para ustedes es un bello llamado al discipulado, al seguimiento del Señor. La vida de sus hogares, ese es una camino guiado a cada paso por la persona del Señor y por su palabra. ¡No faltarán dificultades! no van a faltar contrariedades, o persecuciones. Yo creo que nunca antes la familia estuvo tan perseguida, con tanta confusión como ahora.

¡Pero no sería justo si pretendiéramos tener ahora las regalías de ser discípulos Señor, rechazando las exigencias propias de ir detrás de sus pasos!: no hay mayor oportunidad que la vida de la fe, para vivir en el Amor. No es cristiano alimentar la expectativa de tener para uno los gozos del amor, y no los sufrimientos y las tribulaciones que también lo expresan al Amor.

Asumir el sacrificio es expresión -diría-  del  Amor Excelente. Muy oportunamente hoy Jesús nos dice que 'No tengamos miedo' y nos insiste que 'no tengamos miedo'. Que la adversidad no nos impida repetir a pleno día lo que Él nos diga de noche, y pregonar desde las azoteas lo que Él nos diga al oído.

Estamos en las manos de Dios y nada ni nadie, por fuerte, por intimidante que parezca   podrá afectar el alma de sus elegidos, hasta la cabellos de nuestra cabeza están contados dice el Señor. El Señor velará por la integridad de quienes aman y buscan cumplir su voluntad.

Le damos gracias a Dios porque en la persona del padre Jesús Sánchez ha brillado un testigo de esta confianza y de resistencia, diría yo, salesiana a la adversidad. Al padre Jesús Sánchez le conocí entre los años 87 - 88, representa para mi un persona que supo conjugar la bondad y la exigencia amorosa, era un ecónomo exigente, ordenado como buen norteño y al mismo tiempo conocimos en el un hombre sensible, a la mano, sonriente, bondadoso.

Me admira y conmueve constatar, como con esa mezcla de bondad y serenidad, abierta a  comprender y socorrer  las situaciones difíciles de las personas, tocó corazones realmente el Padre Jesús, puedo dar testimonio de que él, junto con el padre Jesús de la Rosa con quien se llevaba en edad muy poco -creo que menos de dos  meses- y otros hermanos mayores, nunca faltaron a los eventos de formación, de encuentro, de ejercicios espirituales.

Todavía este año pastoral es Padre Jesús asistió a los ejercicios y cursos ¡Siempre entero, derechito, animoso, sonriente, dispuesto a la convivencia fraterna! Era fiel al domino y se gozaba en 'revolcar' (dijo con simpatía el inspector)  a más de un hermano... siempre valoró el encuentro con el Señor, con el mejor ánimo   y se afanó en darle a muchas personas lo mejor, conducirles a Dios.

A más de un joven, a más de alguna de sus familias, yo digo que les adoptó como su abuelo de hecho, desempeñando un verdadero rol de Padre Mayor, del abuelo que comparte la experiencia, el consejo, la sabiduría de la vida y se goza además de los progresos de la familia que acompaña, no debe pasarnos inadvertido, queridos hermanos, que la providencia de Dios, está siempre encuadrada en una misión, escuchar la vida del padre Jesús es darnos cuenta de una vida, encuadrada en la Misión.

Seguir a Jesús no se reduce ni condiciona a la simpatía personal y humana: el Señor a mandado a sus seguidores a dar testimonio de Cristo y  hacerlo de manera clara, audaz, en alta voz, de manera que su evangelio pueda llegar a los lugares más remotos del mundo.

Y además de testigos como el Padre Jesús, tenemos un 'PADRE' con mayúsculas, que orienta y es el modelo para nosotros de toda paternidad posible: NUESTRO PADRE DIOS y tenemos un HERMANO y UN GUÍA, SU ¨HIJO JESÚS que con su palabra nos  orienta y nos ilumina  el sendero cotidianamente.

Pues agradezcamos a Dios Padre tantos beneficios  y bondades, especialmente la Paternidad, la Maternidad,  cotidiana y sacrificada de cada papá y mamá en sus familias en sus hogares.

Queridos hijos, hijas, muchachos valoren y agradezcan la entrega de sus papás, háganlo sensiblemente, con el mejor abrazo, con el mejor beso y también con el mejor compromiso de parte suya, de ser cada uno de ustedes: niños, jóvenes, adultos, mejores personas, de convertirse en la mejor versión personal de ustedes mismos.

Agradezcamos al Señor sin más, la paternidad espiritual, de los guías que nos ha procurado en nuestra Iglesia, pidámosles que no deje de procurarnos esos guías, como se los procuró en su juventud al padre Jesús: los religiosos, los sacerdotes a quienes agradezco, especialmente a mis hermanos que me acompañan  en esta celebración, hermanos también, de la comunidad del Padre Jesús, especialmente al Padre Javier -Altamirano- su Director,  por haberle procurado lo mejor posible al Padre Jesús, y tantos otros Padres Espirituales cercanos a los hogares que no dejan de animarnos con su entrega bondadosa, y nos dan -pues-  el mejor regalo: La Palabra, la presencia cotidiana de Jesús.

El testimonio de quienes se nos adelantan: nuestra gratitud y cariño, sean los tesoros que conserve nuestro corazón y que sepamos compartir. Demos gracias sobre todo a Dios, el PADRE que también nos corrige,   pienso que nos está corrigiendo ahora con esta situación, que nos está orientando a enfocarnos en lo esencial y lo más valioso de la vida. Estemos seguros que nunca nos faltará su Providencia

Seamos unos para otros reflejos de este Corazón Paterno de DIOS como lo fue JESÚS: EL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS, ES LA MUESTRA DEL CORAZÓN AMOROSO DE DIOS PADRE.

Dejemos tras nosotros el buen aroma de la fe, vivida con compromiso, de la entrega de la propia persona con sencillez, con alegría en la presencia de Dios, en una palabra ofrecida como regalo en nuestra persona para los demás." Concluyó así su homilía el Padre Inspector Ignacio Ocampo Uribe.

 

Además de la celebración del día 21, durante la celebración de la Fiesta de Sagrado Corazón de Jesús, -19 de junio- trasmitida por el canal del Facebook de la Parroquia de María Auxiliadora  el P. Urbano Rodríguez Higareda, pidió también por su eterno descanso. Que Dios   tenga en su Gloria al Padre Jesús Sánchez Barrientos, SDB.

Y les seguimos invitando a seguir #Conectando AMOR

 
gototop