Traducir
English French German Italian Portuguese Russian Spanish
Se festejó a nivel global y local el 150 Aniversario los Exalumnos Salesianos PDF Imprimir E-mail
Escrito por En Familia MEM   
Jueves, 25 de Junio de 2020 17:10

Este 24 de junio del  2020, Fiesta de San Juan Bautista, onomástico de Don Bosco,   ha sido el marco  singular de de la celebración de 150 aniversario de Confederación  de Exalumnos Salesianos (Antiguos Alumnos Salesianos)  en México y en todos el mundo.  En nuestra inspectoría el Padre Urbano Rodríguez Higareda, Delegado Inspectorial para la Familia Salesiana de México-Sur  ha dirigido cápsula animando a los exalumnos a celebrar tal acontecimiento, y el día de ayer ha concelebrado la  Eucaristía que por tal motivo, liturgia que presidió el Padre Ignacio Ocampo Uribe, Inspector  de MEM quien hizo un llamamiento a los Exalumnas y Exalumnos Salesianos: colaboren también ustedes a que la misión salesiana, se reavive como Misión del Corazón’

Paralelamente se ha realizado a nivel mundial diversos festejos por el mismo motivo: recordar el 150 aniversario de los Exalumnos Salesianos,  cabe destacar que  en la Sede General de la Congregación Salesiana en la Capilla del Sacro Cuore (Sagrado Corazón) se ha tenido un signo, que ha querido rememorar un hecho ocurrido en Valdocco allá en el año de 1870 (Fuentes: ANS y Parroquia de María Aux. CDMX).

Un antecedente  a este hecho, fue la realización de la primera reunión virtual a través de una videoconferencia en la que participaron  los Presidentes y Delegados de los Exalumnos de Don Bosco de las Américas. Está reunión ocurrida el 30 de mayo pasado,  fue moderada por  Eduardo Pessoa Cavalcante, Vicepresidente de los exalumnos adultos de la Confederación Mundial de Antiguos Alumnos de Don Bosco (Exalumnos en México).

A través de una sala   virtual de  conversación,  compartieron las diversas  decisiones y medidas adoptadas por la Confederación Mundial de los Exalumnos. Además  cada participante presentó la situación que vive cada lugar de origen,  ante la pandemia del Covid-19. De manera conjunta  reiteraron  su compromiso y disposición de apoyar material y espiritual a los más pobres y a los jóvenes en todas las realidades afectadas.  Ahí mismo presentaron las actividades con motivo de 150 aniversario de los Exalumnos Salesianos.

Es necesario destacar que ayer 24 de junio,  Fiesta solemne de San Juan Bautista, onomástico de San Juan Bosco, nuestro Padre fundador fue recordado por Rector Mayor Ángel Fernández Artime y en  la Sede Central de la Congregación celebraron la Fiesta de la Comunidad Salesiana donde cada fecha como esta se agradece a Don Bosco en la persona de su Sucesor,  como hace 150 años.

Cabe señalar que en esta fiesta se recuerdan los Aniversario de Ordenación Sacerdotal o de Profesión Religiosa de los Salesianos que pertenecen a la comunidad de la Sede Central y en esta ocasión se presentaron representante de los Exalumnos de Don Bosco quienes entregaron, al concluir la celebración eucarística, un presente simbólico recordando y renovando un gesto similar ocurrido hace 150 años en 1870: ofrecieron al Rector Mayor  un juego de tazas de café imitando a Carlo Gastini, quien fuera exalumno del Oratorio de Don Bosco.

Los Exalumnos presentes,  a nombre todos los miembros del mundo,   a través del saludo de  Vito Gentili, dieron conocer  el sentimiento de cercanía que se tiene con el   Rector Mayor y de la Familia Salesiana, reiterando la colaboración oración y afecto de los antiguos alumnos.  Por su parte el Abogado Biagio Narciso, novel miembro del Consejo Mundial de la Confederación de Exalumnos y representante de los Jóvenes Alumnos (JEX) de Europa, presentó un  homenaje un Sucesor de Don Bosco.

Se subrayó  que el regalo de la tazas de café  se conjugaba con ´La mezcla Gastini',  infusión fina de granos de café creada con la colaboración de empresarios Exalumnos de Europa y Asia, y que  constituye  un proyecto global plasmado en una  edición limitada constituida de 150 ejemplares, cuyos ingresos apoyan proyectos educativos y sociales de los alumnos salesianos de América, África y Asia. La unidad 1/150 fue la obsequiada la Padre Ángel.

El Rector Mayor les manifestó: “¡Gracias a todos los Alumnos del mundo! Mirarte a ti nos hace pensar en todo el bien que se hace con la presencia salesiana en el mundo. Porque sabemos que, para la cantidad de chicos y chicas que vienen de la mano de María Auxiliadora a una casa salesiana; significa cambiar sus vidas…

Cuando pienso en los Alumnos, inmediatamente pienso en los millones de muchachos y muchachas que tenemos en todas nuestras presencias, y me digo: debemos darles lo mejor de nosotros mismos, porque mañana serán Alumnos y Alumnas como los que tenemos hoy. Sigamos adelante, siempre en comunión con Don Bosco” concluyo el Rector Mayor.

En México

El día 24, como se ha mencionado  el Padre Ignacio Ocampo Uribe presidió la Santa Misa con motivo de la Fiesta de San Juan Bautista y del 150 aniversario, que fue trasmitida en vivo por Factbook a través de diversos canales, tan sólo sociales al momento de redactar este artículo acumulaba ya 2000 reproducciones. Cabe señalar que los lectores participaron vía Skype.  El Padre Urbano proclamó el Evangelio y el Inspector Ocampo predicó la Homilía.

Pueden acceder a  la Santa Misa a ella aquí:

Misa presidida por el P. Inspector Ignacio Ocampo Uribe y

concelebrada por el P. Urbano Rodríguez Higareda.

En su homilía  el P. Inspector Ignacio Ocampo Uribe dijo:

“El Santo Evangelio nos regala hoy esta bella, y diría también como pintoresca página, y nos retrata la escena del nacimiento de Juan el Bautista, el precursor de nuestro Señor. Y creo que no puede pasar inadvertido ese consorcio simpático de vecinos, de parientes que aparece prácticamente de principio a fin en toda la escena del Evangelio.

En un primer cuadro,  al enterarse de lo que el Señor hizo con Isabel  ‘y quedo embarazada en avanzada edad’ y que ‘dio a luz a   Juan el Bautista’, vemos a toda esa vecindad congratulándose gozosamente con ella. Nos imaginamos esa feliz comparsa de mujeres hablantinas, no necesariamente discretas, felicitándola, creando toda una atmósfera viva y festiva  y no poco ruidosa, quizá  también.

Ocho días después vemos en un segundo cuadro esa misma compañía, a la que seguramente se le sumaron los varones, los hijos y que en  ocasión de la circuncisión del niño, que era algo así como el bautismo nuestro, verdad, pues se le asignaba su nombre personal   a lo mejor hasta bolo había  también,  y están ahí ¡bien atentos! involucrados para que todo se realizará conforme a la tradición: ¡tenían que ponerle al niño Zacarías como su padre!.

Se ponen en conflicto,  porque tanto la mamá como el papá dicen '¡No!...  su nombre es Juan’.


Y por último en un tercer cuadro aparece ese mismo grupo como testigo impresionado  de la curación, de la liberación de la mudez y la sordera de Zacarías,  y al cumplir con lo que el ángel le había pedido, que a su hijo se le pusiera el hombre de Juan, quedo inmediatamente sano y prorrumpió hablando y bendiciendo a Dios.

El Evangelio da cuenta además de que ese consorcio, actuó como un eficaz comunicador,  fueron tan buenos difusores de los sucedido, que por toda la serranía, por toda esa región montañosa de Judea, se tuvo conocimiento de lo sucedido  y se generó una grande expectación: ¿Qué va a ser de ese niño se preguntaba la gente?

Espero no resultar muy forzado con esta comparación, pero este consorcio simpático tan alegre, tan involucrado y eficaz en la comunicación, en torno a Zacarías e Isabel,  me hizo pensar inmediatamente en nuestros queridos exalumnos y exalumnas de las presencias salesianas.

Les comparto algo personal: Estando en segundo de secundaria en el colegio salesiano donde estudio su servidor, con mis hermanos conocí al grupo de los Exalumnos de Don Bosco, precisamente  por mi hermano mayor... y lo recuerdo así: un grupo jocoso, alegre, gozoso del encuentro personal, ruidoso y vivo, en el que no faltaba la música, el deporte, los retiros espirituales... fueron de hecho los primeros retiros, a los que su servidor asistió, las anécdotas, el clima en general festivo y agradecido, por la educación y por la atención recibía en nuestras obras.

En esta ocasión en que celebramos 150 años, del momento en que un grupo de exalumnos del Oratorio, encabezados por Carlos Gastini, por  Felix Reviglio, acudieron a felicitar  a Don Bosco en el día de su Santo, mostrándole gratitud por los años pasados junto a él en el Oratorio. Quiero enviarles mi cordial saludo y felicitación a todos ustedes queridos exalumnos y exalumnas  de nuestras obras.

Se sabe que aquel encuentro con Don Bosco, como se nos decía al inicio en el año 1870, fue una jornada ¡intensa!, ¡muy alegre!, y que ahí don Bosco les pidió que se unieran para que le dieran fuerza a su grupo convirtiéndose en asociación: fue prácticamente el día de su nacimiento queridos exalumnos, como parte de la Familia Salesiana.

Quiero aprovechar para agradecerles, personalmente y pedirles que sigan siendo esa parte alegre, agradecida, fiel, ruidosa en el buen sentido, que tiene bien ajustada la camiseta salesiana, gracias por todo lo que aportan a esta bella familia, a nuestro carisma salesiano en México, y quiero decirles lo mismo que Don Bosco: organícense, pónganos a trabajar a los salesianos y a las  Hijas de María Auxiliadora.

Yo considero que a ese grupo de exalumnos al que pude asistir por varios sábados y domingos, por lo menos durante dos años, de mi estancia en el colegio  fueron cuna de la vocación que ahora comparto con esta bella  Familia Salesiana y que ahora esta embellecida y enriquecida con la santidad tan variada de fundadores, de numerosos miembros de los diferentes grupos  de nuestra amplia Familia.

Quiero invitarles a fijar también la atención, en el versículo que concluye la escena del Santo Evangelio, nos dice que el pequeño Juan Bautista, crecía, se fortalecía espiritualmente  y vivió en el desierto hasta el día en que se presentó a su pueblo, llamándolo a la conversión. Comentan los especialistas, que esta circunstancia  quiere asemejar a Juan, a los jueces y  a los   profetas del antiguo Israel, porque ellos habitaron también en desierto: como Sansón por ejemplo, Samuel y el grande profeta Elías.  Resaltando con eso, pues la grande calidad vocacional del Bautista.

Pero sobre todo,  al haber iniciado, y al haber realizado su ministerio fuera del templo, de hecho,  así se convirtió el Bautista en el 'Anunciador' en el 'Precursor' de ese culto diferente y pleno que realizaría Jesús. Y sabemos que el culto que nos compartió Jesús fue así: no atado al modo institucional, no atado a la observancias rigurosas y a las prácticas tradicionales  del culto, que pagaba rescates con  el sacrificio de animales, sino concentrándose, enfocándose en el corazón de las personas.

Juan el Bautista efectivamente aparecerá llamando a la conversión  a ofrecer a Dios el rescate la ofrenda, de la humillación del propio corazón, de corazón humilde  ante Dios. Nosotros queridos hermanos somos herederos de esa y tradición litúrgica, que es totalmente cristiana: es la Tradición de Cristo. No servimos a Dios comprándole favores con sacrificios externos, que no nos involucran directamente, nuestro culto es profundamente interior, y empieza dejándonos  tocar en el corazón.

La Familia Salesiana  tiene este hermoso Carisma que se centra en el Corazón: ‘La educación y la formación son cosa del corazón’, solía decirnos Don Bosco. Las personas, nuestros jóvenes, buscarán nuevamente en nuestras obras, los grupos de nuestra Familia, no sólo si les hacemos rebajas económicas, no sólo si les ofertamos una buena organización, sino especialmente si logran ver que seguimos brindando  el propio corazón en la mano. Si para nosotros, Evangelizar y Educar sigue siendo 'Cosa del Corazón'. Si logramos mostrar a todos   el Corazón de Cristo, Compasivo, Misericordioso, Alegre y Comprometido, como también los mostró Don Bosco.

Por último: El Sacerdote Zacarías, quedo liberado de su sordera y de su mudez, cuando cumplió con todo lo que Dios le pidió. Nosotros también seremos liberados de las trabas que hoy nos pueden estar dominando, de esa desconexión con la realidad  de nuestros jóvenes y sus familias, tal vez de nuestras sorderas para escuchar sus clamores, y de la irrelevancia  de la ineficacia  de nuestros discursos, de nuestra mudez, en ese sentido,  cuando también nosotros  deseemos y nos aplíquenos  con todo nuestro corazón, a cumplir y realizar , con la confianza y el abandono que nos mostró la Santísima Virgen, que nos mostró Nuestro Señor, a lo que Dios nos pide hoy con su Palabra de Vida, con su santo Evangelio cada día.

¡Felicidades queridos exalumnos y exalumnas! colaboren también ustedes a que la misión salesiana, se reavive como Misión del Corazón. Y hagámoslo con la confianza, con el abandono de   Cristo Jesús, de la Santísima Virgen, de Juan el Bautista.” Concluyó el Padre Ignacio Ocampo, para proseguir con la celebración Eucarística.

(Transcripción Agustín Coca Roura)

 
gototop