Traducir
English French German Italian Portuguese Russian Spanish
El Padre Alejandro Guevara Rodríguez, animador mundial para ADMA se pone a disposición de todos. PDF Imprimir E-mail
Escrito por En Familia MEM   
Jueves, 22 de Octubre de 2020 14:07

El  Padre Alejandro Guevara Rodríguez, SDB,  expresó este mes de octubre su deseo de ponerse al alcance de todos y todas las personas que Dios ha dispuesto atenderá en la misión particular que se le ha confiado.  Educador y sacerdote salesiano, oriundo de España, durante la Jornada Mariana celebrada en Valdocco fue nombrado un   20 de septiembre de 2020,  en Valdocco (Turín, Italia) durante  la Jornada Mariana,  el nuevo Animador espiritual mundial de la Asociación de Devotos de María Auxiliadora (ADMA).  Por lo que a través de los canales oficiales de la Congregación se dispuso hacerse cercano a todos (Fuente ANS).

Esta es una breve entrevista con la cual  el Discasterio de Comunicación Social abrió el acceso a la persona de Padre Guevara:

Padre Guevara Rodríguez, ¿de dónde le vienen sus raíces humanas y salesianas?

Mis padres se llaman Alejandro y Francisca, tengo dos hermanos más pequeños, ambos docentes: uno de inglés y el otro de matemáticas, y se llaman Guillermo y Francisco de Borja, éste último está casado y tiene una hija, mi sobrina Julia. Nací en Badajoz en el año 1973 y allí viví con mi familia hasta que cumplí 18 años que inicié mi camino formativo salesiano. Mi familia cuenta también con tíos, primos, sobrinos pues siempre hemos estado muy unidos y hemos compartido los pasos importantes que cada uno ha ido dando. Doy gracias a Dios por mi familia.

Inicié mi camino salesiano en el prenoviciado en Cádiz (1991) y luego viví el noviciado en Sanlúcar la Mayor (Sevilla) profesando el 16 de agosto de 1993. Luego realicé el postnoviciado en Granada, tirocinio en Cádiz y empecé a estudiar Teología en Sevilla. En el año 2001-2002 me enviaron a la Universidad Pontificia Salesiana (UPS) en Roma para concluir los estudios de teología. El 8 de junio de 2002 fui ordenado sacerdote en Sevilla y el curso siguiente 2002-2003 concluí la licenciatura en Ciencias de la Educación también en la UPS.

Regresé a mi inspectoría ‘María Auxiliadora’ de Sevilla y acompañé a los aspirantes y prenovicios durante 5 años, luego el inspector me nombró tres años como coordinador de pastoral de la casa salesiana de Granada S.J.B., luego me he preparado durante un año en Genzano, para convertirme en maestro de novicios de España y al año siguiente director de postnovicios.

¿Cómo llega a este encargo?

En el año 2014 con la unificación de las inspectorías de España, el nuevo inspector hoy el cardenal López, me pide continuar en el Consejo Inspectorial como delegado inspectorial de la Familia Salesiana, iniciando así una nueva etapa en mi vida salesiana. Servicio que he desempeñado hasta el pasado mes de junio desde las casas de Sevilla y Córdoba.

En enero de 2020 el Rector Mayor me propone ir a Valdocco, como nuevo animador espiritual del ADMA Primaria, convirtiéndome en su delegado a nivel congregacional para la Asociación de María Auxiliadora. Tras unas semanas de discernimiento, oración, con la ayuda de mi familia, hermanos salesianos y amigos que me conocen bien, respondo al Rector Mayor poniéndome a su disposición para el servicio requerido. Mi nombramiento se hizo público el pasado 5 de junio y desde entonces voy aprendiendo y conociendo mejor la nueva realidad en la que me encuentro y el nuevo servicio que debo desempeñar.

En resumen, mi vida salesiana se ha desarrollado durante bastantes años en las casas de formación: prenoviciado, noviciado y postnoviciado; he tenido una experiencia pastoral en una casa salesiana y desde 2014 he trabajado con salesianos y seglares en el área de la Familia Salesiana. Estoy muy agradecido a la Congregación Salesiana por las oportunidades que me ha ofrecido y los servicios que me ha pedido, pues me han ayudado a crecer como persona, salesiano y sacerdote.

¿Qué le gustaría decir a los miembros de la ADMA y a la Familia Salesiana?

Deseo aprovechar estas primeras palabras que dirijo a todos para agradecer a mi predecesor, el padre Pier Luigi Cameroni por el trabajo que ha realizado con generosidad, entusiasmo y sabiduría, acompañando y renovando a la ADMA Primaria de Valdocco; también ha animado, difundido y propagado de la devoción a María Auxiliadora por todo el mundo. Le estoy muy agradecido y reconozco que ‘me ha tocado un lote hermoso y me encanta mi heredad’ (Sal 16, 3) Gracias padre Pier Luigi. Dios le bendiga y nuestra Madre Auxiliadora le siga protegiendo.

Finalmente deseo ponerme a disposición de todos, animadores espirituales, consejos locales, asociados, devotos e hijos de María Auxiliadora. Tenemos una Madre que nos ama, nos cuida, nos protege y nosotros como buenos hijos debemos confiar en Ella. Por eso pido vuestras oraciones para mí, para que pueda desempeñar este servicio con vosotros, a vuestro lado y juntos experimentemos la filiación maternal que nos invitó a vivir nuestro Padre Don Bosco.

 
gototop