Traducir
English French German Italian Portuguese Russian Spanish
9 de enero de 1921-2021: Conmemoración del centenario de la ordenación episcopal de San Luis Versiglia PDF Imprimir E-mail
Escrito por En Familia MEM   
Sábado, 09 de Enero de 2021 04:15

San Luis Versiglia, quien fuera misionero y superior de los Salesianos en China, se empeño en practicar y adquirir  las virtudes necesarias para convertirse en un buen misionero, convencido de que en la base de todo apostolado por las almas debe haber una profunda piedad, unión con Dios y entrega a María Auxiliadora (Fuente ANS)

1920: Al l iniciar la  Cuaresma el Padre  Versiglia envió a sus hermanos en la misión,  un panfleto  en el cual  sintetizó  su pensamiento respecto a los  cinco puntos que hoy son considerados como “los 5  mandamientos del misionero”:

1. El misionero que no está unido a Dios es un canal que se desprende de la fuente.

2. El misionero que ora mucho también hará mucho.

3. Amar mucho las almas; este amor dominará todas las iniciativas para hacerlas bien.

4. Aspirar siempre en todo a lo mejor; pero estar siempre satisfecho con lo que sucede.

5. Sin María Auxiliadora, los Salesianos no somos nada.

1820: La Santa Sede elevó la Misión Salesiana en China al rango  de  Vicariato Apostólico y el padre Versiglia fue  nombrado Obispo y Vicario apostólico de la provincia de Shiu-chow,  a pesar de que aquel humilde salesiano se consideraba a sí mismo falto de toda habilidad y virtud, pues afirmaba  que no tenía la fuerza necesaria y  argumentaba que era incapaz de asumir roles de aquel nivel de  responsabilidad, por lo que  pedía ser dispensado  de cualquier cargo de liderazgo.

 

No obstante aquellas consideraciones personales, la consagración episcopal de Mons. Versiglia ocurrió un 9 de enero de 1921, teniendo como escenario  la Catedral de Cantón. Fue ordenado Obispo por imposición de las manos de S.E.R. Mons. De Guébrand, quien fue   asistido por los obispos de Hong-Kong y Swatow. También estuvieron presentes de los Superiores de las distintas misiones de la región, representantes del clero francés, italiano, portugués, español y estadounidense. Además asistió una gran  multitud de fieles venidos de diversas partes, cabe destacar que participaron los alumnos de la "Schola Cantorum" del Orfanato de Macao.

Siendo ya prelado, Mons. Versiglia no cambió su forma de ser, prosiguió sacrificándose por aquellos sus  hermanos y colaboradores,  con ellos se entregó con mayor ímpetu a atender a la población y fieles a su cargo. Como un Cristo más,  prestó y desempeñó  cualquier tipo de servicio: tipógrafo, impresor, sacristán, jardinero, pintor de casas, hasta peluquero y barbero.

Cuando los salesianos llegaron a Shiu-chow, la Misión solo poseía una residencia, la cual era muy  pobre, y se encontraba en una calle estrecha ubicada a lo largo de las antiguas murallas de la ciudad. A lo largo de los siguientes años de servicio, aquel santo Obispo logró recaudar fondos, que en conjunto con  su celo y dones innatos como administrador y arquitecto, llevaron a  diseñar y construir escuelas, residencias, pequeñas iglesias, una Catedral, un albergue para ancianos y un dispensario.

Así de  1918 a 1930, Versiglia pudo obrar maravillas en 12 años, en un contexto nada favorable a los católicos. Aquel  indomable obispo y  sus colaboradores no se paralizante ante nada: hambrunas,  epidemias,    derrotas solo fortalecían su carácter,  fervor, entrega y determinación. Soportó de todo: rechazo de la fe por presuntos conversos, repudio, deserción, deslealtad, renuncia, traición, abandono, perjurio, blasfemias,  deslealtad, incomprensión, acciones cobardes y vejaciones por parte de otros tanto conocidos como desconocidos...

Él  superó todo esto gracias a la practica de los consejos evangélicos,  la fidelidad a Jesús y a la Iglesia, la  oración, intensa y constante. Aquel buen obispo cuyo  el lema “In verbo tua laxabo rete” - Ante tu palabra lanzaré la red-, vivió su entrega con una vida de donación cuyo modelo fue el Buen Pastor, y que Dios un  25 de febrero de 1930, reservo para Sí,  y cuyo sello   fue la sangre del martirio,  acompañado del  buen  presbítero y también protomártir  San Calixto Caravario.

San Calixto Caravario quien sufrió el martirio junto con Mons. Versiglia, a ambos

los celebraremos el próximo mes de febrero, el día 25.

 
gototop