Exequias Padre Salvador Hernández Fonseca Imprimir
Escrito por En Familia MEM   
Lunes, 27 de Mayo de 2019 14:32

Jueves 23 de mayo de 2019, Ciudad de México: En la Parroquia-Santuario Nacional de María Auxiliadora a las 11 de a.m., después de velación del cuerpo del buen y apreciado Padre Salvador Hernández Fonseca, quién falleció el día 21 de mayo, se realizó la Misa de exequias, presidida por el Padre Ignacio Ocampo Uribe, Inspector de MEM y concelebrada, por salesianos de diversas comunidades.

El Padre Jorge Fuentes Davison, dio lectura al currículo del P. Chava, destacando las muchas obediencias que él cumplió a lo largo de su vida como salesiano religioso y presbítero. El Padre Cesar Aguilar Medina, párroco del Santuario Nacional de Mafia Auxiliadora, proclamó el Evangelio, mas tarde durante la homilía el Padre Ocampo, explicó, que se puede vivir con una óptica como la del apóstol Tomas, aferrado a las certezas, encerrándose en las seguridades, exigiendo a Dios que nos especifique que quiere exactamente de nosotros, Jesús le responde a él, a ese seguidor suyo –quien en un futuro no lejano colocaría sus manos en sus llagas y costado para así creer-: Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida.

Explicó que el buen padre Chava, era muy diferente a Tomas, tanto en su forma de ser y como en su estilo de servir a Dios. El Padre Salvador desligado de las seguridades, casi desenfadado jovial y con su sonrisa plena siempre franca, su buen humor, alegre y emprendedor, era tan servicial que paso a atender pastoralmente, a familias, niñas y niños, adolescentes y jóvenes en prácticamente todos los ambientes o campos de acción de la inspectoría.

Siempre aceptaba sus obediencias y se esmeraba en cumplirlas, como Don Bosco. El inspector afirmó el Padre Chava gozaba ya del premio eterno.

Sobre el ataúd del padre Chava se colocaron su casulla, estola y evangelio, que fueron parte de los instrumentos de su labor apostólica. El padre Ocampo Uribe durante toda la ceremonia dio signos y tuvo gestos de consuelo y esperanza para con los familiares, amigos, y compañeros de vida y formación religiosa del Padre Hernández.

Explicó que Don Bosco afirmó el grande consuelo que Dios daba a las familias que generosamente habían ofrecido a uno de sus hijos para el sacerdocio: la salvación de toda la familia hasta de la tercera generación.

El padre Ignacio destacó que el cuerpo del P. Salvador sería cremado y la urna seria resguardada en el nicho donde al fin reposaría. El Padre César Aguilar Medina explicó que las luces de Santuario estaban encendidas pues al P. Chava le gustaba la luz y no la oscuridad, siempre le gusto la compañía de las personas y no la soledad, aún en su cuarto ha modo de homenaje las luminarias de su habitación permanecían encendidas. Invitó a participar de rezo de Rosario con motivo de novenario dedicado al Padre Chava. Que descanse en paz.


AdmirorGallery 3.0, author/s Vasiljevski & Kekeljevic.